El ex presidente peruano Alberto Fujimori, preso por delitos de corrupción y lesa humanidad, “renunció” a la posibilidad de solicitar el indulto por razones de salud, afirmó este miércoles su hijo y congresista Kenji Fujimori.

“Mi padre renuncia a la idea del indulto porque se sabe inocente y no hay señales claras y positivas por parte del gobierno”, manifestó el hijo menor del ex mandatario preso, consignó el diario limeño El Comercio.

Fujimori está preso en la sede de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) de la Policía Nacional, donde cumple una condena a 25 años de prisión por haber sido hallado autor mediato de dos matanzas cometidas por un grupo paramilitar que operaba a órdenes del asesor nacional de inteligencia, Vladimiro Montesinos.

También recibió otras penas por delitos de corrupción, aunque en Perú las condenas no son acumulativas sino que, en caso de recibir más de una, debe cumplirse la más extensa.

Desde hace más de un año se debate si el ex mandatario, que el sábado cumplió 74 años, debe recibir el indulto por razones humanitarias, dado que se le diagnosticó un cáncer en la lengua y, según sus allegados, perdió mucho peso y se encuentra muy desmejorado.

Sin embargo, meses atrás se le realizó un profundo examen médico cuyos responsables determinaron que podía seguir en las mismas condiciones de reclusión.

“Es un golpe duro para nosotros, sobre todo al ver su estado de salud, pero aún nos queda la vía judicial y vamos a seguir luchando”, dijo Kenji Fujimori acerca de la decisión de su padre.

Mientras tanto, la defensa de Fujimori evalúa presentar recursos de hábeas corpus con los que espera que se anule la sentencia a 25 años por delitos contra los derechos humanos.