El ex presidente de Paraguay Fernando Lugo reconoció que espera que su país sea suspendido como miembro de la Organización de los Estados Americnaos. Consideró que el juicio político por el cual se lo destituyó es similar al juicio que sufrió Jesús.

En una entrevista concedida al periodista Carlos Morales, del diario El Deber de Bolivia, Lugo comparó su destitución con el golpe de Estado registrado en Honduras en el 2009.

“La OEA, en el caso hondureño, se ha expedido muy fuertemente. Honduras fue suspendida. Yo creo que algo similar debería hacer con Paraguay”, manifestó el ex mandatario luego de reunirse con José Miguel Insulza, secretario del organismo, en un hotel de Asunción.

Aseguró que su caso es similar al de Manuel Zelaya y responsabilizó a los medios privados y los empresarios de “dar a entender que aquí no ha pasado nada”.

“Paraguay no es igual después de este golpe de Estado. Hubo una ruptura institucional, una ruptura del orden democrático, se ha sacado a un presidente que fue elegido de manera popular, en elecciones libres y transparentes”, aseveró Lugo.

Igualmente justificó la decisión del Mercosur de suspender al país como socio pleno del bloque. “Al Mercosur le duele sinceramente lo que está pasando. Tener que dar una sanción a uno de sus miembros fundadores. Pero tenía que hacerlo”, manifestó el exgobernante.

Consideró que con su salida, “pierde la democracia americana”. “Se ha resquebrajado el hecho de que todos sus miembros hayan sido elegidos por el voto popular. Reconstruir eso costará y llevará mucho tiempo”, refirió.
LUGO Y JESÚS

Lugo fue más allá y comparó el juicio al cual fue sometido por el Congreso con el proceso que le hicieron a Jesús.

“Sería atrevido compararme con Jesús, pero hay cierta similitud, ¿no?”, manifestó ante la consulta del periodista boliviano.

Consideró que sufrió en parte lo que sufrió Jesucristo durante el proceso hacia su crucifixión. “Yo no terminé crucificado, pero siguiendo sus enseñanzas, en parte pasé lo que él pasó”, reafirmó el exobispo.
“SE AJUSTÓ A LA CONSTITUCIÓN”

Lugo reconoció que su proceso de destitución en el Congreso se ajustó a la Constitución “en lo formal”, sin embargo señaló que hubo “una mano negra” que impulsó su salida.

“Hubo una trama donde actuaron no solamente los políticos, sino también grupos económicos interesados, nacionales y transnacionales, que estuvieron detrás de este golpe de Estado aquí en Paraguay”, señaló finalmente.

El expresidente consideró incluso que el “golpe de Estado” en su contra ya empezó durante su candidatura, en el 2007.

“Como dice el dicho popular, soy como sapo de otro agujero. Intentaron por todos los medios jurídicos y políticos abortar mi candidatura”, indicó al recordar que su condición de obispo fue cuestionada.
EL FUTURO DE LUGO

Respecto a su futuro político, Lugo no descartó su candidatura en las elecciones presidenciales del 2013.

“Estamos pensando en un gran proyecto político nacional. Esto será lo que nos lance a postularnos a alguna candidatura electiva”, anunció.

Aclaró sin embargo que la decisión está a cargo de la “ciudadanía”. “Lo vamos a poner a consideración de la ciudadanía, ella es soberana”, mencionó.

Indicó que si no logra retornar al poder, “Fernando Lugo puede ser un símbolo de la lucha democrática, civil y extrapartidaria”.