Río de Janeiro. El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) aseguró este viernes que contra él existe un "pacto casi diabólico" entre el juez Sergio Moro, responsable de las investigaciones del caso de corrupción en la petrolera Petrobras, la prensa, la Policía Federal y la Fiscalía, y rechazó una vez más todas las acusaciones en su contra.

"Hay un pacto casi diabólico de la prensa, el Ministerio Público Federal (Fiscalía), la Policía Federal y Moro contra mí", afirmó Lula en un acto de apoyo al ex mandatario en Sao Paulo en el que había la presencia de intelectuales y líderes de movimientos políticos, sindicales y sociales.

Lula se enfrenta ante la Justicia por tres diferentes procesos y es investigado en otras causas vinculadas a la red de corrupción en Petrobras, que ha salpicado con fuerza al Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece el ex presidente.

En su discurso, Lula dijo que no se sentía cómodo de estar en un acto preparado para su defensa, porque es "inocente", pero comentó que quería estar en un grupo de protesta para "acusar" al grupo responsables de las investigaciones en la 'Lava Jato' (como se conoce el caso Petrobras) "que miente para la sociedad brasileña".

"Yo quiero que ellos presenten una prueba concreta. No acepto la idea de que la convicción vale como prueba", dijo Lula, quien una vez reiteró su inocencia. "No cometí ningún crimen antes, durante o después de ejercer como presidente de la República", reiteró el ex mandatario.

Lula alabó la democracia, porque ha permitido que "un indio cocalero en Bolivia (Evo Morales) o un sindicalista (él) y una exguerrillera (Dilma Rousseff) en Brasil pudieron llegar a la Presidencia".

"Nuestro encuentro de hoy puede ser resumido en una única palabra: Democracia. Muchas vidas fueron sacrificadas hasta la Constitución de 1988. En esas tres décadas (de dictadura militar) pasamos a comprender el valor de la democracia", concluyó.