Montevideo. El ex presidente de Uruguay, José Mujica, anunció este viernes que abandonará su banca de senador en abril próximo como parte del proceso de renovación generacional en el sector que lidera en el oficialista Frente Amplio (FA).

Eso "no equivale a que deje el andar político y el compromiso", aclaró Mujica, de 80 años, en su audición radial de la FM M24.

"Creo que tengo que dar ese paso como una forma de servir a lo que pienso", agregó quien ganó fama mundial como el presidente "más pobre del mundo" por su austero estilo de vida.

El legislador electo en las elecciones de octubre de 2014, cuando aún era jefe de Estado (2010-2015), añadió que "en su momento hablaré más largo de este asunto".

La esposa de Mujica y también senadora, Lucía Topolansky, explicó que ella también cederá la banca junto al otro senador más veterano del Movimiento de Participación Popular, integrante del FA.

"Tanto Pepe (Mujica) como (Ernesto) Agazzi (73 años), como yo vamos a ir sucesivamente transfiriendo las bancas, ya que somos los tres más viejos del Senado", aseguró Topolansky.

"Terminaremos con un Senado potente porque tiene futuro", enfatizó en declaraciones a la radio local Rural.

Desde que asumió la presidencia en marzo de 2010 y hasta que la dejó en marzo pasado, Mujica donó el 90 por ciento de su sueldo para un plan de vivienda social y siguió viviendo en su modesta chacra de las afueras de Montevideo.