Ciudad de Panamá. El ex presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, detenido en Estados Unidos hace casi un año, aseguró en una carta hecha pública este viernes que durante su gestión le hizo algunos favores al Gobierno estadounidense, en un aparente intento de presionarlo para evitar ser extraditado.

Entre estos favores el ex mandatario mencionó su papel cuando la CIA le pidió detener un barco norcoreano procedente de Cuba que transportaba armas de guerra.

"Cuando la CIA me pidió que yo detuviera un barco norcoreano proveniente de Cuba que cruzaba el Canal de Panamá, no pestañeé", dijo Martinelli en una carta divulgada por su portavoz, Eduardo Camacho, fechada el 14 de mayo y dirigida al "gobierno y pueblo de Estados Unidos".

"Tras años de amistad con este país, no esperaba ser tirado en una cárcel estadounidense", agregó en la carta escrita por el magnate de los supermercados desde la prisión en Miami donde permanece detenido.

Martinelli, quien gobernó Panamá entre 2009 y 2014, fue arrestado en junio del año pasado cerca de Miami, donde residía tras salir de su país en 2015.

Martinelli, quien gobernó Panamá entre 2009 y 2014, fue arrestado en junio del año pasado cerca de Miami, donde residía tras salir de su país en 2015.

Panamá solicitó su extradición en 2016 por la supuesta intervención ilegal de las comunicaciones a unas 150 personas durante su presidencia. Tiene además otra docena de causas pendientes, desde malversación de fondos públicos a venta de indultos.

En agosto del año pasado una corte estadounidense autorizó su extradición. Martinelli niega los cargos y se considera víctima de una venganza política del actual presidente panameño, Juan Carlos Varela, un antiguo aliado político.

Aseguró que la persecución política lo obligó a viajar a Estados Unidos tras ser invitado por altos funcionarios.

"Siempre estuve del lado de Estados Unidos", afirmó. "En caso que el Departamento de Estado elija extraditarme solicito sea expeditamente", añadió.