La Paz. En declaraciones por separado, tres ex presidentes de Bolivia advirtieron que el gobierno del presidente Evo Morales sometió a la justicia y que ahora se desató un plan de erradicación política de las voces disidentes.

Jorge Quiroga (2001-2002), Carlos Mesa (2003-2005) y Eduardo Rodríguez Veltzé (2005-2006) salieron a la palestra pública luego de que el juez René Delgado sentenciara a Quiroga a dos años y ocho meses de prisión por haber proferido injurias, calumnias y difamaciones en contra del Banco Unión el 6 de marzo de 2009.

Desde Austin, Texas (EEUU), Quiroga calificó la sentencia como un “atentado contra la democracia y la libertad de expresión” y responsabilizó por ello al Ejecutivo, que tiene 83% de las acciones del Banco Unión. Denunció que está “buscando destrozar toda voz de disenso y acallar la libertad de expresión”.

Dijo que es “inadmisible” que no se hubiera investigado por qué esa institución bancaria recibió US$450.000 otorgados irregularmente por YPFB a la sociedad Catler-Uniservice, que fueron volteados en un asalto que acabó con la vida del empresario Jorge O´Connor D´Arlach, y que, por el contrario, él hubiera recibido una condena por calumnias por haber cuestionado esa situación.

Dijo que por ello ya no confía en la justicia boliviana, por lo que denunciará el hecho en esferas internacionales, “para demostrar que en Bolivia no existe ya democracia, independencia judicial ni libertad de expresión”.

En La Paz, Mesa se solidarizó con Quiroga y coincidió en que se desató una persecución política que viola la libertad de expresión.

“Me preocupa este juicio atrabiliario contra un ex mandatario...Está claro que todo forma parte de una estrategia y la justicia se está convirtiendo en un arma de persecución. Es inaceptable”, declaró la ex autoridad. Recordó que hace unos meses el presidente Morales los llamó “delincuentes confesos” y no hicieron un juicio por difamación “para no rebajar su propia dignidad”.

Desde Santa Cruz, Rodríguez Veltzé dijo que se siente un perseguido político por la permanente amenaza de juicio desde el gobierno y lamentó que el Ministerio Público esté cumpliendo una agenda política y no ciudadana.

“Espero que con el mismo nivel de escándalo que se anuncia hace casi cinco años procesos como los misiles, con el mismo nivel de responsabilidad se avance en estos casos, pero con el debido cumplimiento a las normas y las garantías. Vivir años en esta persecución no creo que sea muy grato para nadie”, manifestó.

Por lo mismo, el además ex presidente de la Corte Suprema de Justicia pidió al Órgano Judicial respeto a la presunción de inocencia, jueces imparciales y un régimen de garantías para defenderse.

El viceministro de Coordinación Gubernamental, Wilfredo Chávez, aseguró que el caso del Banco de la Unión se trata de un asunto privado de acción penal. “Sólo podemos opinar de lo que dijo el juez como sentencia, porque no hemos sido parte como Gobierno ni como Estado”, señaló.

Lo que dijo Quiroga sobre el banco. El 6 de marzo de 2009, el ex presidente Jorge Tuto Quiroga declaró en los medios de prensa que “el Banco Unión, del cual el Estado y el MAS se han agarrado, se ha vuelto una lavandería de recursos mal habidos, de recursos venezolanos, de recursos de corrupción, de recursos de ONG y habrá también que indagar si no se están lavando recursos del narcotráfico. Debe ser intervenido con un directorio independiente”.

Banco Unión rechaza que juicio sea político. El plantel ejecutivo del Banco Unión, entidad que el 20 de junio del año pasado interpuso una demanda de juicio por calumnias e injurias contra el ex presidente Jorge Quiroga, negó que actuara por intereses políticos.

“Manifestamos que la acción penal interpuesta no obedece a acciones de carácter político, ya que cualquier institución financiera, en resguardo de su imagen y honestidad, hubiera actuado de la misma manera con la que actuó el Banco Unión”, afirmó la gerente general de la entidad financiera, Marcia Villarroel, a nombre de su staff ejecutivo.

Recordó que, en este caso, la Asociación de Bancos de Bolivia (Asoban) y la Autoridad de Supervisión de Entidades Financieras respaldaron a la institución bancaria en su momento. De su parte, el abogado del banco, René Arzabe, dijo que luego de que se lea la fundamentación íntegra de la sentencia este miércoles, la defensa intentará conseguir una sanción mayor a los 2 años y 8 meses que señaló el juez el sábado. “Perseguiremos una sanción de hasta 4 años de prisión para Quiroga por varios delitos penales en su contra”, señaló.