El ex primer ministro israelí Ehud Olmert fue hallado este martes culpable en el juicio que se le seguía por corrupción, con lo que se constituyó en el primer jefe de Estado condenado en la historia de Israel.

Los jueces consideran probado que el político de 66 años, durante su periodo como ministro de Comercio (entre 2003 y 2005), favoreció los negocios de amigos con préstamos estatales y otros beneficios gestionados a través de las inversiones de su ministerio, informó la agencia de noticias DPA.

El diario israelí Haaretz afirmó en su edición digital que el veredicto supone una "aplastante derrota" para la acusación, mientras que Ynet, la edición digital del diario Yedioth Aharonoth, calificó la sentencia de "terremoto legal".

En cambio, el tribunal lo absolvió de dos cargos más graves, concretamente de la recepción de US$150.000 en sobornos del empresario norteamericano Morris Talansky y de haberse hecho de más de US$92.000 mediante un sistema de doble contabilidad para la financiación de viajes al extranjero con fines benéficos.

Olmert también está acusado -en un caso diferente- de haber recibido millones de dólares en sobornos cuando era alcalde de Jerusalén (entre 1993 y 2003), por la construcción de un complejo de pisos de lujo, las Torres Holyland, en una colina de la ciudad.

Olmert siempre negó estas acusaciones, pero tuvo que dimitir como primer ministro en septiembre de 2008, después de que salieran a la luz estos casos, con el argumento de que quería limpiar su buen nombre. Se mantuvo en el cargo en funciones hasta marzo de 2009, cuando juró el actual jefe del Ejecutivo, Benjamín Netanyahu.