Kharkiv. La ex primera ministra de Ucrania Yulia Tymoshenko, cuyo encarcelamiento el año pasado deterioró las relaciones de la ex república soviética con Occidente, fue llevada a un hospital fuera del recinto carcelario.

Según su partido, el traslado podría haber sido realizado contra su voluntad.

La prisión de Tymoshenko, una feroz oponente del presidente Viktor Yanukovich, se ha convertido en una cuestión clave en las relaciones de Ucrania con la Unión Europea, que vio su procesamiento como un ejemplo de justicia selectiva.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que está estudiando su apelación en contra de su condena por abuso de poder del año pasado, urgió a Ucrania a que garantice que Tymoshenko reciba un tratamiento médico adecuado.

Tymoshenko, de 51 años, que ahora se enfrenta a un juicio por cargos de corrupción, lleva meses sufriendo dolores de espalda, según su familia y abogados, y se ha negado a asistir al nuevo juicio.

"Tymoshenko ya llegó a la clínica donde se le ofrecerá una gama de procedimientos recomendados por doctores alemanes y ucranianos", dijo el servicio penal estatal en un comunicado a última hora del viernes.

Pero el sábado, el partido político Batkivshchyna (Patria), al que pertenece Tymoshenko, dijo que la medida podría haber sido forzada.

"Sospechamos que Yulia Tymoshenko fue trasladada al hospital en contra de su voluntad", dijo la agrupación mediante un comunicado.

Tymoshenko había dicho previamente que no confiaba en ninguno de los doctores designados por el Estado. El hospital en Kharkiv le pertenece a la compañía ferroviaria estatal y está en la misma ciudad de su prisión.

"No se requiere el consentimiento de los internos para que sean tratados en un hospital", dijo a medios Yevhen Barash, jefe de la división de Kharkiv del servicio penitenciario estatal.

La agencia de noticias Interfax citó a un funcionario del ministerio de Salud diciendo el sábado que Tymoshenko se negaba a realizarse una revisión médica en el hospital e insistía en ver a su abogado.

La ex líder fue condenada en octubre por abusar de su poder como primera ministra al promover un acuerdo de gas con Rusia que el gobierno de Yanukovich dice que iba contra los intereses nacionales y que encareció exorbitantemente las importaciones de energía.

En el nuevo juicio, se enfrenta a cargos de evasión fiscal e intento de malversación de fondos que conlleva una pena de hasta 12 años de cárcel.

Tymoshenko ha negado haber actuado mal en ambos casos, unos procesos que considera parte de una campaña de represión contra la oposición al Gobierno de Yanukovich.

La Unión Europea ha advertido a Ucrania que sus miembros no ratificarán acuerdos bilaterales cruciales sobre asociación política y libre comercio mientras Tymoshenko siga en prisión.

Tymoshenko fue una de los líderes de la Revolución Naranja de 2004, una campaña de protestas contra un fraude electoral a favor del candidato pro gubernamental Yanukovich que logró la repetición de las elecciones.

La ex primera ministra perdió las elecciones presidenciales de 2010 ante Yanukovich en una campaña reñida.