México D.F. El ex senador mexicano que permaneció secuestrado durante varios meses, Diego Fernández de Cevallos, reconoció que las cartas publicadas durante su reclusión eran de él, pero explicó que el discurso utilizado en defensa de los pobres y contra la injusticia era parte del acuerdo para su liberación.

En una entrevista a Milenio Televisión, dijo que “sí fue parte de un acuerdo en donde yo asumiría, de acuerdo a mis propias convicciones, una lucha con valores fundamentales para este país, como puede ser la lucha contra la pobreza, la corrupción, la impunidad”.

Explicó que dicha lucha “no es novedad” y dijo que siempre ha trabajado para ello, sin embargo puntualizó que “no traigo una lucha de nosotros los pobres, ustedes los ricos”, pues a su juicio, estas son “payasadas” por parte de “sinvergüenzas”.

Sobre sus secuestradores dijo que hubo una dualidad en el trato: “por una parte la brutalidad, el atropello, la infamia y la cobardía; y por otra, el respeto, la discusión y el debate”.

Por otra parte, a través de un comunicado, Diego Fernández de Cevallos y su familia, afirmó que “consideramos oportuno insistir en el deber de luchar unidos todos los mexicanos, independientemente de ideologías, en contra la violencia en sus diversas expresiones y que el combate al crimen organizado, al secuestro y a otros delitos graves no debe llevar a los órganos del Estado a dejar impunes las conductas que en el ámbito privado o desde el poder público generen o propicien graves daños a la sociedad y nieguen el futuro a millones de seres humanos; ello, sin que la persecución contra los que así actúan implique seguir soportando las acusaciones sin pruebas, las mentiras sin límites y la intolerancia en agravio de quienes piensan diferente, todo lo cual enturbia y asfixia la vida de México”.