Quito. El ex vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, insistió este miércoles en su inocencia dentro de la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, durante la celebración de la audiencia de apelación de la condena de seis años que se le impuso en diciembre pasado.

"A todo el mundo le quede claro de que esto es un caso de judicialización de la política, una persecución política en mi contra", declaró Glas a la prensa local previo a la instalación de la audiencia en la Corte Nacional de Justicia de Ecuador.

Desde octubre pasado, Glas está preso en la cárcel 4 de Quito, Ecuador, luego de que la justicia local ordenó en primera instancia su prisión preventiva y, posteriormente, lo condenó a seis años de prisión por el delito de asociación ilícita dentro del caso de corrupción en torno a Odebrecht.

Glas, quien fue vicepresidente de Ecuador entre 2013 y 2017, y fue reelegido para el cargo en febrero de 2017 en binomio con el actual presidente Lenín Moreno, fue acusado de recibir sobornos por US$13,5 millones para beneficiar a Odebrecht con contratos del Estado en cinco proyectos en sectores estratégicos.

Según la Fiscalía de Ecuador, las irregularidades se habrían cometido entre 2012 y 2016.

La defensa de Glas, alega que el ex vicepresidente fue sentenciado con un Código Penal derogado donde la asociación ilícita tiene sanciones de tres a seis años.

Antes de ser vicepresidente, Glas fue ministro coordinador de los Sectores Estratégicos en el gobierno del ex presidente Rafael Correa (2007-2017).

El recurso de apelación de la condena fue interpuesto por los abogados de Glas en enero pasado, misma medida que tomaron otros cinco procesados por el mismo caso, entre ellos el tío de Glas, Ricardo Rivera, también condenado.

El abogado defensor del ex vicepresidente, Alejandro Vanegas, dijo a periodistas que con la apelación se busca dejar sin efecto la sentencia y que Glas pueda recuperar su libertad, ya que, sostiene Vanegas, no ha formado parte de ninguna comisión ni ha firmado contratos entregados a Odebrecht.

La defensa de Glas, alega que el ex vicepresidente fue sentenciado con un Código Penal derogado donde la asociación ilícita tiene sanciones de tres a seis años.

En tanto que en el nuevo Código Integral Penal, vigente desde 2014, la pena mayor es de cinco años para este delito.

Asimismo, Vanegas apuntó que la Fiscalía del Estado, que actuó como acusador, "llevó mal esa investigación".

"Existió un elemento político que distorsionó por completo la actuación del juicio y generó una alarma social innecesaria (...) que nos condujo a terminar en una sentencia írrita y que está siendo en este momento apelada", subrayó el letrado.

Añadió que "no existe ningún mérito procesal para haberle procesado al ex vicepresidente, menos condenarlo".

El pasado 3 de enero, el presidente ecuatoriano Lenín Moreno cesó a Glas en el cargo de vicepresidente por ausencia definitiva.

Glas fue reemplazado por María Alejandra Vicuña, quien fue electa por la Asamblea Nacional (Legislativo) de una terna enviada por el Ejecutivo.

Moreno y Glas, ex correligionarios, se distanciaron poco después de iniciar el período de gobierno el 24 de mayo pasado por diferencias políticas que derivaron en una pugna entre ambos líderes.