Miami, EE.UU. Un ex oficial antidrogas boliviano de alto rango se declaró culpable el jueves de cargos de conspiración para el contrabando de cocaína a Estados Unidos, en un caso que ha complicado al presidente de Bolivia, Evo Morales.

El general retirado René Sanabria era jefe de la principal unidad boliviana contra el narcotráfico cuando fue detenido en febrero en Panamá y deportado a Miami, donde afronta una sentencia a cadena perpetua si es hallado culpable en un juicio. El fallo fue fijado para el 2 de septiembre.

Fiscales estadounidenses acusan a Sanabria de proporcionar un paso seguro para los envíos de cocaína desde Bolivia, tercer productor de esta droga en el mundo, a Estados Unidos a través de Chile.

Sanabria se declaró culpable junto con un socio, Marcelo Foronda, dijo la abogada del ex funcionario, Sabrina Puglisi.

Operación encubierta. El arresto de Sanabria se produjo tras una operación encubierta de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por su sigla en inglés), donde agentes se hicieron pasar por narcotraficantes colombianos.

De acuerdo con funcionarios estadounidenses, el 2010 se organizó un envío de prueba y un grupo liderado por Foronda envió unos 144 kilos de cocaína a Miami escondidos en un contenedor de carga que tenía rocas de zinc.

El contenedor viajó por tierra desde Bolivia hasta un puerto chileno, dijeron los funcionarios.

El caso provocó múltiples enfrentamientos políticos en Bolivia y Morales llevó a cabo una reorganización de los altos cargos de seguridad a principios de este año.

Morales, un crítico de Estados Unidos, expulsó a la DEA de Bolivia en 2008, acusando a sus agentes de espionaje y de conspirar contra su gobierno.