Santiago. El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, revelará este martes el nombre de los ministros que lo acompañarán  a partir del próximo 11 de marzo, mientras crecen los cuestionamientos por la fórmula utilizada para desprender de sus acciones.  

Piñera se ha reunido en los últimos días con sus colaboradores más cercanos, con el objetivo de delinear la estructura que tendrá su gabinete, que este lunes será  informada a los partidos que apoyaron su candidatura.

El empresario, el primer político de derecha en ganar una elección presidencial chilena en medio siglo, aseguró durante la campaña que pretendía impulsar un equipo que reuniera a "los mejores", más allá de su militancia política.

Sin embargo, Piñera en las últimas semanas se ha visto presionado, pública y privadamente, por mantener un “equilibrio” entre las capacidades técnicas de su equipo ministerial, con el necesario componente político.

El empresario de derecha llegó al poder apoyado por una coalición integrada por los partidos Renovación Nacional (RN), colectividad a la que pertenece y de la que es fundador, y la Unión Demócrata Independiente (UDI), además de otros movimientos de centroderecha.

"El gabinete que anunciará este martes el presidente electo, Sebastián Piñera, tendrá un sano equilibro técnico y político", dijo este lunes el senador Víctor Pérez, portavoz de la UDI, el mayor partido del país.

En el mismo sentido, el diputado de RN Nicolás Monckeberg advirtió a la radio local Agricultura que si bien el equipo tendrá militantes de ambos partidos, la diferencia respecto a la saliente coalición gobernante es que “no habrá una repartija de la torta como un botín”.

Otro de los temas que ha estado en discusión es la posible inclusión de parlamentarios en ejercicio en el gabinete de Piñera, lo que los obligaría a renunciar a sus escaños.

Monckeberg afirmó que era un tema que “no podía descartarse” la eventual inclusión de legisladores, aunque el propio presidente de RN, Carlos Larraín, pidió evitar esa medida.

Tampoco se descarta que incluya a militantes de la Concertación, la saliente coalición de centroizquierda que gobernó el país durante los últimos 20 años, tras derrotar a la dictadura de Augusto Pinochet, aunque varios posibles candidatos han descartado su participación.

En tanto, uno de sus principales asesores, Cristián Larroulet, dijo a la radio Cooperativa que Piñera escogió a su equipo "guiándose por la excelencia, por su espíritu de servicio público, por su conocimiento de las metas de gobierno y por su sensibilidad política y su sentido de unidad nacional".

Críticas. La Concertación ha anunciado que “no habrá luna de miel” con el gobierno del empresario de derecha y, por el contrario, en los últimos días ha agudizado las críticas por la forma en que Piñera se ha desprendido de sus empresas.

 Uno de sus principales asesores, Cristián Larroulet, confirmó este lunes que el canal Chilevisión -100% de propiedad de Piñera- será traspasado una fundación sin fines de lucro.

La medida se suma a la venta del 19% de los títulos que posee en LAN, la principal aerolínea de América Latina, a través de la sociedad Axxion.  Piñera es dueño, además, de otro 7,3% mediante la sociedad Santa Cecilia.

El presidente (S) de la Democracia Cristiana, Renán Fuentalba, dijo que el esquema diseñado para Chilevisión era insuficiente. "El crear una fundación significa sacarse la plata de un bolsillo derecho y pasársela al izquierdo", sostuvo.

En el mismo sentido, el presidente interino del Partido Socialista, Fulvio Rossi, dijo que los últimos hechos reflejan que "tenemos que avanzar para que las autoridades se vean obligadas a hacer lo que hay que hacer: separar los negocios de la política".

Sin embargo, otro de los asesores de Piñera, Rodrigo Hinzepeter, garantizó que el director de la fundación que administrará Chilevisión dará garantías de independencia y pluralismo a todos los sectores.