ÚN. Los representantes de la MUD son recibidos este jueves por Nicolás Maduro para buscar una solución a la crisis política del país. Un sector de la oposición encabezado por Voluntad Popular y María Corina Machado, no participa del encuentro

El primer encuentro fue concertado a partir de la intervención de los cancilleres de la Unasur. Están el canciller Elías Jaua, el vicepresidente Jorge Arreaza, el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez y la primera combatiente Cilia Flores.

De la oposición participan el ex candidato presidencial Henrique Capriles, el secretario general de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo; el gobernador de Lara, Henri Falcón; y el líder de Un Nuevo Tiempo, Omar Barboza.

No acudieron, en cambio, Voluntad Popular -partido liderado por Leopoldo López-, Alianza Bravo Pueblo y Proyecto Venezuela, que han denunciado la reunión como "una farsa".

El encuentro cuenta con la presencia de los cancilleres de Brasil, Luiz Figueiredo; de Colombia, María Ángela Holguín; y de Ecuador, Ricardo Patiño. También se esperaba la asistencia de un representante del Vaticano, Pietro Parolin, convocado especialmente por el gobierno de Maduro.

"Voy a estar allá junto a los cancilleres de Unasur, en el palacio de Miraflores, a las 5:00 de la tarde, esperando la llegada de los voceros y representantes de la MUD", aseguró, más temprano, el Presidente Nicolás Maduro. "Los espero, ojalá vayan, vamos a hacer un diálogo respetuoso frente al país, lo voy a transmitir en cadena nacional para que lo vea todo el pueblo de Venezuela y no haya ningún malentendido", añadió.

"No creemos en un diálogo en el que el régimen sólo plantea un show político utilizando a los cancilleres de Unasur como interlocutores, pero negándose en todo momento a dar gestos necesarios para poder hablar de diálogo sincero. Nuestra organización no validará ninguna conversación con el régimen mientras siga existiendo represión, encarcelamiento y persecución contra nuestro pueblo", indicó Voluntad Popular en un comunicado.

La postura de Capriles, ex candidato presidencial y actual gobernador de Miranda, fue distinta. "Es una oportunidad histórica de poner a la verdad frente a la mentira y hablarle con sinceridad a nuestro pueblo".