Carlos Beristáin, integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dijo que se marchan con un sentimiento agridulce y de cierta frustración pues les hubiera gustado avanzar más en la investigación, pero no contaron con el acceso a todo lo necesario para revelar la verdad sobre la noche del 26 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero.

En entrevista para Radio Fórmula, Beristáin dijo que este caso no está cerrado y deberán continuar las investigaciones para saber qué ocurrió y las familias de las víctimas conozcan la verdad y tengan acceso a la justicia.

Carlos Beristáin dijo en la entrevista que en un inicio, el grupo de especialistas y la Procuraduría General de la República (PGR) trabajaron bien durante los primeros meses, pero a partir de enero hubo muchas dificultades y otras cosas que se dejaron de hacer, además de que la fragmentación del expediente dificultó el desarrollo del trabajo, lo cual ocurrió con la declaración de Gildardo López Astudillo.

Beristaín dijo que durante los 13 meses en los que trabajaron en México, no se hicieron algunas diligencias y se han realizado a última hora, lo cual es importante, porque se han dejado de hacer cosas en el camino y ha habido interferencia de la fragmentación del expediente, que no les permitió tener acceso a cosas, como por ejemplo, hay peticiones no sólo las entrevistas al personal del batallón 27, sino documentación de las acciones, las bitácoras, manuales de procedimiento que se pusieron en marcha esa noche y tampoco han tenido acceso a ello.