La Paz. La demanda del gobierno de Bolivia contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por una salida soberana al océano Pacífico es "sólida", consideraron políticos y especialistas en el tema.  

Las representaciones de Bolivia y Chile completarán del 4 al 8 de mayo la etapa oral del proceso, en las que deberán ofrecer sus argumentos sobre la competencia del tribunal.

El ex canciller Javier Murillo, el ex cónsul en Chile Ramiro Prudencio y la jurista internacionalista Diana Borelli, afirmaron que la balanza de la demanda se inclina para el gobierno de Bolivia.

El ex titular del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Bolivia, Javier Murillo de la Rocha (1997-2001) dijo que si bien Bolivia está confiada en una decisión favorable en la etapa oral del diferendo, serán fundamentales los argumentos y solvencia de los alegatos que deben encarar los juristas, al exponer los argumentos históricos y jurídicos.

Manifestó que un escenario para seguir con la demanda, es que el tribunal decida declararse "competente" o difiera esta decisión.

Sostuvo que definitivamente puede resultar "un duro golpe", que la Corte se declare "incompetente" y archive el caso, no obstante que el Estado se reserva acudir a otras instancias.

Por su parte, el ex cónsul boliviano en la ciudad de Santiago (capital chilena), Ramiro Prudencio, consideró que es difícil que la CIJ se declare "incompetente" para conocer el caso, como ha argumentado Chile.  

Expresó que lo más probable es que reafirme su competencia, debido a los antecedentes de actos "unilaterales" de los Estados, que están consagrados por el derecho internacional.

"Con base en este análisis sobre los actos unilaterales de los Estados que ya tiene antecedentes, es que difícilmente Bolivia pueda perder en este primer 'round' o 'mini juicio' sobre la competencia o incompetencia de la Corte", aseveró.

Prudencio consideró que el gobierno de Bolivia cuenta con "cartas solventes" para ganar la primera etapa del diferendo.

Una decisión contraria como aceptar la "incompetencia", puede ser un "funesto" precedente para el tribunal internacional de la ONU, ya que fue creada para tratar controversias entre Estados.

A su vez, la jurista e internacionalista, Diana Borelli, consideró que por lo general la CIJ no se declara "incompetente" cuando dos naciones en controversia son miembros de Naciones Unidas (ONU).

"En consecuencia, este tribunal tomará en cuenta que Bolivia y Chile son miembros de Naciones Unidas", sostuvo.

Borelli expresó que dos opciones son las más viables, excepto la incompetencia, ya que Chile objetó la competencia de la CIJ bajo el sustento de "inviolabilidad" del Tratado de 1904, documento que no es parte de la demanda.

Espera que el tribunal se pronuncie con una decisión favorable a su gobierno mediante dos vías: la competencia o el aplazamiento.

El gobierno de Bolivia demandó a Chile ante la CIJ el 24 de abril de 2013, para negociar una salida al océano Pacífico, ya que perdió su condición marítima y parte de su territorio a consecuencia de la llamada Guerra del Pacífico (1879-1883).