Lima. Susana Villarán sería la alcaldesa de la capital de Perú, cargo clave cuya definición requirió la revisión de votos durante las tres semanas posteriores a una cerrada elección que podría marcar la tendencia de cara a las presidenciales del 2011.

Expertos consideraron este martes irreversible la mayoría del 38,4% obtenida por la izquierdista Susana Villarán, pese a la estrecha diferencia de sólo 36.480 votos frente a su rival conservadora Lourdes Flores, cuando el organismo electoral lleva el 97% de los votos contabilizados.

De esta manera, Villarán, de 61 años, podría convertirse en la primera izquierdista en conquistar la alcaldía de Lima en casi tres décadas.

Lourdes Flores aceptaría su derrota. En vista de que la diferencia entre ambas es tan cerrada, la agrupación política de Flores, el Partido Popular Cristiano, ha convocado a una conferencia de prensa para las 12.00 hora local (1700 GMT) para comentar sobre los resultados electorales.

Algunos medios especulan que Flores, quien reunió el 37,6% de los votos, va a aceptar la derrota.

"Si es cierto que Lourdes Flores va a reconocer que ya la tendencia es irreversible y que ha sido derrotada en estas elecciones, ayudará muchísimo al buen gobierno", dijo Villarán a periodistas al comentar los últimos resultados electorales.

Villarán emergió con fuerza en la recta final de los comicios municipales, lo que inquietó a algunos inversores que temen resurja un candidato presidencial de izquierda que ponga bajo la lupa las millonarias inversiones extranjeras en Perú, un importante productor de materias primas.

Junto a la contienda municipal, los peruanos eligieron a sus autoridades regionales el 3 de octubre, que según los resultados cambiaron el mapa político del país andino a casi seis meses de las elecciones presidenciales.

Esto debido al triunfo de independientes y de líderes regionalistas con una contundente derrota a partidos tradicionales como el oficialista APRA.

Atenuando temores. Para atenuar los temores, Villarán ha dicho que su postura política nada tiene que ver con "posiciones radicales" como la del líder izquierdista latinoamericano y presidente venezolano, Hugo Chávez, quien dice llevar adelante una "revolución socialista" y es un feroz crítico de Estados Unidos.

Villarán también ha marcado distancia del opositor Ollanta Humala, líder nacionalista que en el 2006 definió un balotaje con el presidente Alan García con promesas de dar un giro en la política económica y fue precisamente apoyado por Chávez.

Perú celebrará elecciones presidenciales el 10 de abril del 2011, a las que García no puede presentarse debido a que la ley local prohíbe la reelección inmediata.