Ginebra. El perdón otorgado por el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski al exmandatario Alberto Fujimori representa una horrible "bofetada" para sus víctimas y un gran revés para el estado de derecho, dijo este jueves un grupo de expertos en derechos humanos de la ONU.

"Un indulto humanitario fue otorgado a alguien condenado por serios crímenes tras un juicio justo, alguien cuya culpa no está en cuestión y no cumple con los requisitos legales para un perdón", sostuvo en un comunicado.

La liberación de Fujimori ocurrió días después de que Kuczynski lograra eludir una destitución en el Congreso -dominado por la oposición- gracias a los votos de una corriente opositora liderada por el hijo del exmandatario rechazando la moción.

"Estamos horrorizados por esta decisión. Es una bofetada para las víctimas y los testigos, cuyo compromiso incansable le llevó ante la justicia", señaló el comunicado, publicado de forma conjunta por el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre desapariciones forzadas y por los expertos Agnès Callamard y Pablo de Greiff, relatores especiales de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales y sobre la promoción de la verdad, justicia y reparación.

"Estamos horrorizados por esta decisión. Es una bofetada para las víctimas y los testigos, cuyo compromiso incansable le llevó ante la justicia", señala el comunicado.

Fujimori, de 79 años, había cumplido 12 de sus 25 años de condena por corrupción y abusos a los derechos humanos durante su gobierno, entre 1990-2000. La decisión de Kuczynski le perdonó sus condenas y le protege de ser juzgado en futuros procesos judiciales.

Los expertos de la ONU aseguran que su condena por crímenes como ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzosas y secuestro eran considerados como un gran logro en la lucha contra la impunidad, y que la legislación internacional restringe la concesión de indultos en casos tan graves.

En su opinión, el perdón presidencial tuvo una motivación política y minó el trabajo de los jueces peruanos y de la comunidad internacional para obtener justicia. "También es un importante revés para el estado de derecho en Perú", agregaron.

El Gobierno de Kuczynski ha negado repetidas veces que el indulto a Fujimori forme parte de negociaciones políticas.