México. El destino del ex gobernador del estado mexicano de Tamaulipas, Tomás Yarrington, tras su reciente arresto en Italia será su enjuiciamiento por narcotráfico en Estados Unidos, coincidieron analistas consultados por Xinhua.

     La captura del ex político mexicano en Florencia, el 9 de abril, coloca en una disyuntiva al gobierno italiano porque se trata de un prófugo que México y Estados Unidos reclaman por su presunta relación con cárteles de la droga desde hace casi 20 años.

     El consultor en temas de justicia Samuel González explicó que las reglas de los tratados internacionales para este tipo de situaciones favorecen que la futura extradición de Yarrington sea hacia Estados Unidos y no México.

     González subrayó dos factores que inclinan la balanza a favor de Washington, uno de ellos es que la operación de la Policía italiana para arrestarlo tuvo participación directa de agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

     La segunda es que el vecino país del norte tienen mayor capacidad para sancionar y obtener justicia ante la acusación presentada por el Departamento de Justicia en la Corte del Distrito Sur de Texas, en Brownsville, añadió el experto.

      "Hay elementos que inducen a pensar que, sin duda, será extraditado a Estados Unidos" , dijo el también profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y ex fiscal contra la delincuencia organizada.

Italia llevó a cabo el arresto porque México emitió desde diciembre de 2012 la ficha "roja" de Yarrington ante Interpol para su rastreo a nivel internacional, en tanto que Estados Unidos activo dicha notificación el año pasado.

     Yarrington gobernó Tamaulipas, en el noreste de México, de 1999 a 2004 e incluso un año después aspiró a ser el candidato del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) a los comicios presidenciales de 2006.

     La Procuraduría General de la República (PGR) obtuvo una orden de arresto en su contra desde 2012 por delitos contra la salud (narcotráfico), bajo sospechas de que recibió sobornos de cárteles de la droga y lavó dinero de 1998 a 2005.

     Por su parte, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló en diciembre de 2013 una amplia investigación contra Yarrington, a quien acusó de siete cargos por delincuencia organizada, tráfico de drogas, lavado de dinero y fraudes a bancos en su territorio.

     Lo acusa de recibir sobornos del cártel del Golfo desde 1998 a cambio de dejarlo operar en Tamaulipas para traficar drogas a Estados Unidos, de intervenir directamente de 2007 a 2009 en contrabando de grandes cantidades de cocaína hacia su territorio y de adquirir bienes raíces, vehículos y aviones mediante fraudulentas transacciones.

     González expuso que el sistema judicial en Estados Unidos implica armado de casos y pruebas que reditúan en que el 90% de sospechosos se declaren culpables, un factor que Italia considerará durante los respectivos procesos de extradición solicitados por ambos países

      "México por más que reclame a Yarrington no lo va a poder traer. Se lo van a llevar seguramente a Estados Unidos" , coincidió el criminólogo del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe) Martín Barrón.

     Italia llevó a cabo el arresto porque México emitió desde diciembre de 2012 la ficha  "roja"  de Yarrington ante Interpol para su rastreo a nivel internacional, en tanto que Estados Unidos activo dicha notificación el año pasado.

     Preso ahora en la cárcel Sollicciano de Florencia, el ex gobernador se había refugiado en los últimos meses en un pueblo de la sureña región de Calabria usando la falsa identidad de José Ángel Márquez Pérez y presentándose como un empresario.

     Barrón destacó que el ex político eligió como escondite la región donde opera la Ndrangheta, una mafia italiana que tiene vínculos por lo menos desde 2009 con el cártel mexicano de Los Zetas para el contrabando de cocaína hacia Europa.

     Los Zetas surgió como brazo armado del cártel del Golfo en la época en la que Yarrington gobernó Tamaulipas, pero después rompió su alianza y se convirtió en una organización criminal independiente.

      "No me extraña esta relación. Dónde andaba y dónde vivía al final de cuentas, obviamente, es un nexo que no podemos dejar de lado y no podemos dejar pasar" , sostuvo el experto en temas de narcotráfico.

     Expuso que las autoridades han documentado la relación entre la organización criminal mexicana y la mafia calabresa, que, abundó, es sospechosa de controlar el 80 por ciento de la distribución y venta de cocaína en el viejo continente.

"Es importante su detención para ver qué es lo que está sucediendo con este vínculo entre la Ndrangheta y Los Zetas" , apuntó el criminólogo.