París. Las estaciones de votación abrieron este domingo en Francia, en unas elecciones locales que han causado alarma y preocupación al partido gobernante del presidente Nicolas Sarkozy desde que el Frente Nacional de extrema derecha ganó terreno en la primera ronda.

El resultado ofrecerá un vistazo de la tendencia nacional, un año antes de las elecciones presidenciales, además de determinar si el Frente Nacional logrará afianzarse en una serie de consejos locales, obteniendo una base en sus aspiraciones de poder político.

La popularidad de Sarkozy ha bajado a niveles récord y el mal desempeño de su partido UMP en las primera ronda electoral de hace una semana expuso las divisiones entre su propio bando político, mientras temen ser reemplazados en la derecha.

En la primera ronda del domingo pasado, el Partido Socialista ganó con 25% de los votos, seguido por el UMP de centro-derecha con el 17 % y el Frente Nacional con 15%, un récord para el movimiento político anti-inmigración.

El resultado se sumó a sondeos de opinión que sugerían que Marine Le Pen, una abogada de 42 años que asumió la dirigencia del Frente Nacional de manos de su padre en enero, podría obtener más apoyo que Sarkozy en una primera vuelta de los comicios presidenciales.

Jean-Marie Le Pen sorprendió a Francia y al mundo en el 2002 cuando llegó hasta la segunda ronda de las elecciones presidenciales y su hija podría lograr lo mismo.

El partido tiene una cara nueva pero está luchando por alejarse de su imagen extremista. Este sábado anunció la expulsión de uno de sus candidatos a elecciones locales, después de que el sitio web de una revista publicara una fotografía suya haciendo el saludo nazi.

Más de 21 millones de personas están aptas para votar en las elecciones locales, pero sólo un 9,5 millones lo hicieron en la primera ronda, lo que llevó la cifra de abstención a un máximo de 56% en los últimos comicios directos antes de la contienda presidencial y legislativa del segundo trimestre del 2012.

A mediodía de este domingo, el ministerio del Interior dio una participación del 13,69%, dos puntos menos que en la primera ronda a la misma hora.

Los consejos locales se hacen cargo de asuntos comunitarios como construcción de carreteras y escuelas, además de la distribución de varios subsidios sociales. Esta elección implica a 2.026 puestos en total, con 1.566 aún vacantes tras la primera ronda.