La sentencia de la Corte Internacional de Justicia entregada este lunes por el presidente del organismo, el juez Peter Tomka, estableció la existencia de una frontera en la "en el paralelo que se extiende por unas 80 millas náuticas" a partir del Hito 1 y quebró la línea estableciendo una línea equidistante hacia el sur, otorgándole una porción de mar a Perú.

Así, la corte acogió dos de los alegatos chilenos: el Hito 1 y la existencia de una frontera que pasa por el paralelo.

Sin embargo, consideró que la frontera no se extendía por 200 millas como alegaba Chile, así es que la quebró y extendió una línea equidistante hacia el sur, otorgándole a Perú unos 22.500 kilómetros de mar de la zona económica chilena, según los expertos.

Tomka comenzó a leer la resolución haciendo un resumen de la demanda y aseguró que el argumento de Chile de que el tratado de 1952 determina una frontera "no convence a la corte".

"La firma de la Declaración de Santiago de 1952 por parte de Chile y Perú no llevó a cabo una delimitación marítima general", leyó Tomka.

La CIJ aseguró que el acuerdo de 1954 se aplica también a Chile y no sólo a Ecuador como aseguraba Perú.

Los jueces consideran que en el acuerdo de 1954 da cuenta de un "acuerdo tácito" entre Chile y Perú sobre una frontera marítima, pero que no hay detalles de cómo se convino ni de su extensión.

La corte asegura que en los barcos pesqueros de ambos países reconocían el paralelo como una frontera que ya estaba definida desde 1954. Esto da cierto punto de apoyo al punto de vista sobre la frontera, aunque no es relevante respecto a su existencia.

Sin embargo, la corte cree que es "poco probable que se haya establecido un límite en el paralelo que llegara a 200 millas" y que la práctica de la pesca de esos tiempos llegaba a "a no más de 80 millas náuticas".

La Corte también comenzó la propuesta chilena para una salida al mar de Bolivia y se refiere al memorando de Perú de 1986 que reconocería una frontera marítima.

La CIJ cree que los arrestos de pescadores peruanos, sin reclamos de Lima, favorecen la postura chilena pero no la considera relevante.

Por todo lo anterior la corte estableció la "existencia de una línea marítima en el paralelo que se extiende por unas 80 millas náuticas".

Resolución:

Finalmente la corte estableció:

-Límite marítimo comienza del Hito 1 (por 15 votos a 1).

-Que la frontera sigue el paralelo.

-Que la frontera se extiende por 80 millas (por 10 votos a 6)

-Que a partir del punto A (80 millas) continuará en una línea equidistante hacia el sur hasta que se tope con las 200 millas de territorio chileno (por 10 a 6).

-Que no procede sobre el segundo punto del alegato de (15 a 1).

Perú pidió en su demanda de 2008 que se estableciera el límite marítimo con Chile en una línea equidistante a las costas de ambos países, con el argumento de que nunca ha sido fijado, lo que le otorgaría hasta 38.000 kilómetros cuadrados de mar que hasta ahora están bajo soberanía chilena.

Chile, que defendía el hasta hace poco límite vigente, sostuvo que la delimitación sí estaba fijada en dos tratados suscritos en 1952 y 1954, que Perú alega que son solo acuerdos pesqueros.

Perú también había solicitado a la Corte que reconociera sus derechos soberanos sobre un "triángulo externo" de más de 28.000 kilómetros cuadrados que estaría dentro de las doscientas millas marinas de sus costas y que Chile considera como alta mar.

Ambos gobiernos habían declarado con anterioridad a la lectura del fallo que acatarán el dictamen que se dictará en La Haya, que es inapelable y de cumplimiento obligatorio para las partes. 

*Lea el informe completo de la CIJ haciendo clic aquí.