Lima. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), destacó como innovadores y un ejemplo para la región a los programas Qali Warma, Cuna Más, Pensión 65 y Mi Chacra Emprendedora, por su buen manejo institucional.

El coordinador de la iniciativa América Latina sin hambre de la FAO, Luis Lobo, reconoció que desde el ámbito de las políticas públicas peruanas, se está haciendo un esfuerzo muy importante.

“El Programa Nacional de Alimentación Escolar-Qali Warma, Cuna Más, Pensión 65 y Mi Chacra Emprendedora han resultado innovadores para la región y pueden ser tomados como un referente para otros países debido a su gran impacto social. Hay muchas cosas que mostrar del Perú”, declaró al diario oficial El Peruano.

En este sentido, indicó que “el Perú marcha bien, por un buen camino”, porque los problemas de la desnutrición crónica infantil y de seguridad alimentaria se están atendiendo de forma interesante, con un enfoque multisectorial.

Refirió que un “elemento fundamental” para este logro fue la creación del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), porque su estructura facilitó una lucha efectiva contra la desnutrición crónica infantil.

“Claro, hay que llegar a más territorios, seguir mejorando muchos instrumentos, pero el Midis ha construido importantes herramientas en el área social”, agregó.

Asimismo indicó que la meta de reducir a 2016 la desnutrición crónica infantil de niños de 0 a 5 años a 10% refleja que este tema constituye una prioridad para el país.

“Luchar contra la desnutrición crónica infantil nos asegurará sociedades más sostenibles e inclusivas y el Perú va en ese camino”, dijo.

También destacó que el Midis realiza un esfuerzo muy importante dentro de sus competencias para articular cada vez más aliados y juntar a todos los sectores, incluidos los gobiernos regionales y locales, que juegan un papel fundamental porque “es donde al fin y al cabo” se juega la lucha concreta contra el hambre y la desigualdad.

No obstante destacó el avance del Perú en este sentido, señaló que no se puede pedir “resolver los problemas de la noche a la mañana” al Midis porque es un portafolio que recién tiene tres años de creación.

“Hay un buen manejo, por supuesto, siempre habrá cosas que mejorar, problemas pueden presentarse en todos los programas, lo importante es seguir perfeccionándolos”, agregó.

Lobo enfatizó que estas políticas tienen que trascender los gobiernos, y además no solo debe ser atendido por un solo ministerio o gobierno, sino del Estado en su conjunto.

“Si involucramos a toda la sociedad civil, a los poderes autónomos del país en torno a la problemática social comenzaremos a institucionalizar los mecanismos para combatir el hambre y la desigualdad con una visión de mediano y largo plazo, con metas incluso más ambiciosas” subrayó.