Bogotá. Rodrigo Londoño Echeverry alias ‘Timochenko’, envió recientemente una orden a todos los frentes de las Farc para poner fin a su política de reclutamientos, un anuncio que llega en medio de la polémica tras el acuerdo de justicia transicional.

La orden del máximo jefe de esta guerrilla llega acompañada de recientes medidas anunciadas desde La Habana, Cuba, donde se adelantas las negociaciones entre Gobierno y Farc, después de que se ordenara a los miembros de esta guerrilla prepararse políticamente y dejar a un lado instruirse militarmente.

El anuncio se da después de que la discusión entre las delegaciones de paz del Gobierno y de las Farc en torno al acuerdo alcanzado sobre el tema de justicia transicional subiera de tono.

A una declaración pública de Iván Márquez, jefe negociador de la guerrilla, en la que una vez más insiste en que ese asunto es caso cerrado e insta al Ejecutivo a “honrar la palabra empeñada”, Humberto de la Calle, su contraparte en la mesa de diálogos, le respondió que el Gobierno sí está comprometido con el cumplimiento de lo pactado y que son las Farc las que faltan a la verdad.

Un toma y dame que prácticamente se viene dando desde un día después de que el presidente Juan Manuel Santos y el máximo comandante del grupo subversivo, Rodrigo Londoño Echeverry, alias Timochenko, estrecharan sus manos en La Habana, tras revelar un comunicado de diez puntos de acuerdo en el que es considerado punto clave para concretar la paz: justicia. ¿La razón? Para la guerrilla, el asunto quedó cerrado, redactado y firmado. Para el Gobierno, el acuerdo aún está en construcción.