A través de un comunicado publicado en su sitio de internet, el grupo guerrillero FARC dio a conocer que por ahora no es posible liberar a los seis uniformados que se había comprometido a entregar el pasado mes de diciembre y quienes llevan más de 12 años en cautiverio, de un grupo de al menos 11 policías y militares que mantiene secuestrados.

De acuerdo con la nota del grupo guerrillero “el área que habíamos escogido para la liberación de los prisioneros de guerra (…) ha sido militarizada injustificadamente por el gobierno de Colombia, lo cual nos impone aplazar su concreción”.

Agrega el comunicado que “nos habían alertado de las intenciones del gobierno Santos de procurar a toda costa un rescate militar, sin importar que este pudiera derivar en un resultado luctuoso, como el del pasado 26 de noviembre (…) Los queremos liberar vivos, pero parece que el gobierno prefiere entregarlos en catafalcos a sus familiares”, haciendo alusión a los militares que fueron asesinados con un tiro de gracia porque supuestamente tropas del Ejército iban a su rescate.

Finalmente, las FARC aseguran que “tan pronto amaine la insania que se ha apoderado del Palacio de Nariño, haremos un nuevo intento para que ustedes puedan recibir a los que serán liberados”.

Justamente, el pasado 25 de enero el líder guerrillero Iván Márquez había dado a conocer, también a través de un comunicado grabado en video, los nombres de tres uniformados que supuestamente iban a ser liberados en los ‘próximos días’.

Según el jefe guerrillero, en el grupo de los seis liberados estaría el cabo primero Luis Alfonso Beltrán Blanco; secuestrado el 2 de marzo de 1998 en El Billar, Caquetá; el sargento segundo César Augusto Lasso Monsalve, secuestrado el 1 de noviembre en la toma de Vaupés y el subintendente de la Policía Carlos José Duarte, retenido el 10 de julio de 1999 en Puerto Rico, Meta

Además de los anteriormente mencionados, se encuentran también en ese proceso de liberación los subintendentes de la Policía Jorge Trujillo Solarte y Jorge Humberto Romero, y el cabo primero José Libardo Forero.

Dicho proceso de liberación se haría efectivo tan pronto se acordaran los protocolos de seguridad, entre los que se contemplaba un cese de operaciones en la zona señalada por las FARC para realizar la entrega.

La liberación había sido anunciada en una carta fechada el 1 de diciembre, en la que las FARC señalaban que “seguiremos explorando todas las vías que nos puedan conducir a este noble propósito y a concretar, en el marco de la nueva situación generada, y en cumplimiento de la voluntad del inmolado comandante Alfonso Cano, la liberación unilateral de los prisioneros de guerra que en misiva anterior les anunciamos, a pesar de que algunos de ellos cayeron en el insensato intento de rescate militar”.

Dicho proceso también provocó un 'rifirrafe' entre el colectivo Colombianos y Colombianas por la Paz, luego de que este grupo instara la semana pasada a empresarios para que financiaran la liberación, pero el Gobierno fue enfático al afirmar que “no se necesitan recursos sino voluntad” para dejar en libertad a los secuestrados.

De hecho, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, había asegurado que las Fuerzas Militares cuentan con la logística necesaria para ir por los secuestrados en el momento y lugar que las FARC señalaran.

Pinzón había insistido en que esas liberaciones no debían convertirse en un hecho de protagonismo político a la luz internacional.

Desde 2008, las FARC han liberado unilateralmente a 20 secuestrados en acciones que han contado con el apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y del gobierno de Brasil, que ha facilitado los helicópteros y la logística para recoger a los cautivos en apartadas zonas selváticas del país.

El comunicado del grupo guerrillero es el siguiente:

Señoras
Lucía Topolanski, Jody Williams, Elena Poniatowska, Alice Williams, Mirta Baravalle, Isabel Allende, Rigoberta Menchú, Socorro Gómez, Elsie Mongue, Ángela Jeira y Piedad Córdoba.

Saludo cordial.

El área que habíamos escogido para la liberación de los prisioneros de guerra Luis Alfonso Beltrán, César Augusto Laso, Carlos José Duarte, Jorge Trujillo, Jorge Humberto Romero y José Libardo Forero, todos integrantes de las fuerzas armadas estatales, capturados en combate, ha sido militarizada injustificadamente por el gobierno de Colombia, lo cual nos impone aplazar su concreción.
Militares patriotas nos habían alertado de las intenciones del gobierno Santos de procurar a toda costa un rescate militar, sin importar que este pudiera derivar en un resultado luctuoso, como el del pasado 26 de noviembre. Esta actitud se corresponde con la determinación gubernamental reciente, de impedir el concurso internacional humanitario en la anunciada liberación.

Los queremos liberar vivos, pero parece que el gobierno prefiere entregarlos en catafalcos a sus familiares.

A pesar de estas circunstancias, distinguidas señoras, nuestra determinación unilateral, decisión surgida de la soberanía política de las FARC y de un profundo sentimiento de humanidad, se mantiene en pie. Tan pronto amaine la insania que se ha apoderado del Palacio de Nariño, haremos un nuevo intento para que ustedes puedan recibir a los que serán liberados.

Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP
Montañas de Colombia febrero 1 de 2012