Este martes, la Misión de la ONU en Colombia certificó, de manera oficial, que la guerrilla más antigua de Latinoamérica, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), dejaron las armas.

La ceremonia se desarrolló este martes (27.06.2017) en una de las áreas de reunión de las FARC, la zona veredal transitoria de normalización (ZVTN) de Buenavista, también llamada La Guajira y ubicada en Mesetas, municipio del departamento del Meta, en el centro del país.

Durante el acto simbólico se proyectaron imágenes de otras de las 26 zonas veredales donde observadores de Naciones Unidas mostraron los contenedores llenos de armas recibidas de las FARC para su posterior destrucción.

En cada una de esas zonas, los miembros de la ONU estuvieron acompañados de representantes de diferentes confesiones religiosas en calidad de testigos.

"Adiós a las armas, adiós a la guerra, bienvenida la paz", afirmó "Timochenko" en su intervención, que concluyó con la liberación de mariposas amarillas de la obra del Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez.

"Adiós a las armas, adiós a la guerra, bienvenida la paz", afirmó "Timochenko" en su intervención, que concluyó con la liberación de mariposas amarillas de la obra del Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez.

"Timochenko" aseguró quela ex guerrilla entra hoy en una nueva etapa, en la legalidad, tras dejar las armas que durante más de medio siglo empuñaron contra el Estado colombiano.

Timochenko: "A partir de hoy debe cesar toda persecución política". El líder rebelde consideró además que la dejación de armas se cumplió de "conformidad con lo pactado" y aseguró que estas quedan en manos de la ONU, que procederá a su destrucción y a la posterior elaboración de tres monumentos que serán instalados en un sitio por determinar en Colombia, en La Habana y en Nueva York. "Honramos así nuestra palabra y esperamos así, junto con todos ustedes, que el Estado cumpla la suya", afirmó Londoño, quien pidió que "a partir de hoy debe cesar toda persecución política en Colombia".

También el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dio por cerrado el conflicto armado: "Hoy 27 de junio para mí y para los colombianos es un día muy especial, un día que jamás olvidaremos, el día en que las armas se cambiaron por las palabras", manifestó.

El mandatario afirmó que la dejación de armas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) es "la mejor noticia para Colombia en los últimos 50 años".

Santos: "Estemos a la altura de la paz que hemos logrado”. "No somos más un pueblo enfrentado entre sí, no somos más una historia de dolor y de muerte en el planeta, somos un solo pueblo y una sola nación avanzando hacia el futuro dentro del cauce bendito de la democracia", afirmó el presidente.

"Estemos a la altura de la paz que hemos logrado. Estemos a la altura de los sueños de nuestros hijos, que hoy nos miran con ojos de esperanza. Estemos a la altura de la historia. No dejemos perder este momento, ni este logro que es de todos, de todos los colombianos", concluyó el presidente.

La Misión de la ONU en Colombia anunció ayer que ya había almacenado las 7.132 armas individuales de las FARC, y solo falta por recoger las que portan exguerrilleros que tienen funciones de seguridad en los campamentos hasta el 1 de agosto próximo, cuando concluirá esa fase.

A su turno, el presidente Juan Manuel Santos dijo durante su discurso que "la dejación de las armas es el símbolo del nuevo país que podemos ser y estamos comenzando a ser". "Hemos logrado mucho –a pesar del conflicto– y ahora podemos hacer más, muchísimo más, para seguir reduciendo la pobreza y las desigualdades, y generando prosperidad para todos", señaló el primer mandatario. 

Lo que viene. La dejación de armas es el final de uno de los puntos más importantes del acuerdo de paz, sin embargo, la guerrilla, sin armas, empieza su camino hacia la creación del partido político a través del cual participará en la vida política del país. 

Por otra parte, hay cosas pendientes que quedan en la cancha de las Farc. El primer punto es la entrega de la lista de bienes que tienen en su poder, información que será cotejada con la que tiene la Fiscalía General de la Nación. Estos recursos serán utilizados para la reparación de las víctimas y el sostenimientos de programas de reincorporación de los guerrilleros a la vida civil. 

Asimismo, la ONu deberá tener en su poder, a más tardar el primero de agosto, las 700 armas que se utilizan para brindar la seguridad a las zonas veredales, debido a que estar pasarán desde esa fecha a ser espacios territoriales de capactiación de reincorporación, en donde se desarrollarán proyectos productivos en beneficio de las comundades aledañas. 

También está previsto que para el primero de septiembre, se deberá extraer el armamento que está en cerca de 900 caletas repartidas en el territorio nacional. El organismo internacional procederá a almacenarlas y a destruir todo el material inestable que se encuentre dentro de estas caletas. 

* Con información de El Espectador y DW.