Bogotá. La mayor guerrilla izquierdista de Colombia saludó este viernes la elección de Dilma Rousseff como presidenta de Brasil y aseguró que jugará un papel determinante en la aclimatación de la paz en la región.

Rousseff ganó a finales de octubre las elecciones de Brasil y prometió mantener a la mayor economía de América Latina en el camino de la prosperidad que inicio el mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, que permitió a millones de personas salir de la pobreza.

"Presidenta Dilma, para usted, nuestro aplauso y reconocimiento", dijeron las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en un comunicado publicado a través de www.anncol.eu, uno de sus medios de difusión.

"Su exaltación a la presidencia de la República Federativa, sumada a su pública convicción de la necesidad de una salida política al conflicto interno de Colombia, ha centuplicado nuestra esperanza en la posibilidad de alcanzar la paz por la vía del diálogo y la justicia social", precisó.

El grupo rebelde insiste en buscar una salida negociada al conflicto interno de más de 45 años que se registra en Colombia y que cobra miles de vidas.

Sin embargo, repetidamente ha descartado la posibilidad de suspender los ataques, liberar a los secuestrados y anunciar su disposición de entregar las armas, como lo exige el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos como condición previa para un diálogo de paz.

"Estamos seguros que la nueva presidencia del Brasil jugará papel determinante en la aclimatación de la paz regional y en la hermandad de los pueblos del continente", concluyeron las FARC en su comunicado.

Usualmente las FARC, consideradas como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, celebran los triunfos electorales de políticos que consideran de izquierda o cercanos a su ideología política.

Previamente saludaron las victorias de Hugo Chávez, en Venezuela; de Rafael Correa, en Ecuador; de Daniel Ortega, en Nicaragua; y de Cristina Fernández de Kirchner en Argentina.