Bogotá. La mayor guerrilla izquierdista de Colombia anunció este sábado que continuará con la lucha armada pese a la muerte de su máximo líder Alfonso Cano, y descartó la posibilidad de desmovilizarse como lo pidió el presidente Juan Manuel Santos.

En su primera reacción después de la muerte del líder en un combate con el ejército, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) negaron que la desaparición de Cano signifique "el final de la lucha guerrillera en Colombia".

"No será esta la primera vez que los oprimidos y explotados de Colombia lloran a uno de sus grandes dirigentes. Ni tampoco la primera en que lo reemplazarán con el coraje y la convicción absoluta en la victoria", dijeron las FARC en un comunicado.

"La paz en Colombia no nacerá de ninguna desmovilización guerrillera, sino de la abolición definitiva de las causas que dan nacimiento al alzamiento. Hay una política trazada y esa es la que se continuará", agregó el grupo rebelde.

La muerte de Cano ha sido considerada como el peor golpe a la guerrilla de las FARC por parte de las Fuerzas Armadas en medio del violento conflicto interno que vive el país hace casi cinco décadas.