Bogotá. La liberación de dos militares secuestrados por las FARC y la entrega de los restos de un policía muerto en cautiverio podrían darse en febrero si el gobierno de Colombia publica un protocolo que garantice la seguridad del proceso.

La senadora del Partido Liberal Piedad Córdoba dijo que una vez cumplido ese requisito, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) procederán, posiblemente antes del término de febrero, a liberar al suboficial Pablo Emilio Moncayo y al soldado Josué Daniel Calvo.

El tema de la liberación de los dos militares estaba congelado desde diciembre como consecuencia del secuestro y posterior asesinato del gobernador del departamento del Caquetá por parte de la guerrilla.

La dirigente política, que cuenta con autorización del gobierno del presidente Alvaro Uribe, dijo que en el mismo proceso la guerrilla podría entregar los restos del mayor de la policía Julián Ernesto Guevara, y cumplir con un anuncio que hizo hace 10 meses pero que aún no ha efectivizado.

"Se está pidiendo un documento público donde se den a conocer los protocolos de seguridad. En este mes, si no hay ninguna dificultad con los protocolos de seguridad, se estaría dando la liberación", dijo Córdoba a periodistas.

La senadora aseguró que Brasil será el país garante, como sucedió en febrero del 2009 cuando las FARC entregaron a cuatro efectivos de las Fuerzas Armadas y a dos dirigentes políticos que permanecieron secuestrados durante años en la selva.

Pero esa entrega de los efectivos de las Fuerzas Armadas se vio entorpecida por sobrevuelos de aviones militares en medio de la jungla, que estuvieron a punto de hacer fracasar la misión humanitaria.

La dirigente política sostuvo que con los protocolos de seguridad se busca evitar incidentes que pongan en riesgo la operación humanitaria para liberar a los dos rehenes y recibir los restos del oficial de la policía.

Brasil cuenta con la experiencia después de que hace un año facilitó los helicópteros y las tripulaciones que recibieron en la selva a seis rehenes.

Largas negociaciones. Las FARC ofrecieron desde abril de 2009 la liberación de los dos militares y la devolución de los restos de Guevara, pero el proceso no se concretó por la exigencia de Uribe para que la guerrilla entregara en forma simultánea a los 24 rehenes que mantiene por motivos políticos.

Los guerrilleros buscan intercambiar esos rehenes por cientos de rebeldes presos.

En un principio el gobierno denunció que con las entregas graduales la guerrilla buscaba ganar espacio político en la antesala de las elecciones y limpiar su imagen ante el mundo.

Pero Uribe cambió de posición y meses después autorizó a Córdoba, a la Iglesia Católica y a la Cruz Roja Internacional para conformar una misión humanitaria que reciba a los dos rehenes militares y los restos de Guevara.

El suboficial Moncayo, secuestrado por las FARC hace más de 12 años, es uno de los rehenes más antiguos del conflicto interno de más de 45 años que se registra en Colombia, y ganó protagonismo a nivel internacional por las caminatas de su padre, el profesor Gustavo Moncayo, para exigir su liberación.