Bogotá. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) afirmaron hoy que los integrantes del frente primero de la organización rebelde, que expresaron su decisión de marginarse del proceso de paz, deben acatar las órdenes de su comandancia o renunciar al grupo.

"El estado mayor central y su secretariado son las máximas instancias de dirección y mando en las FARC. Sus determinaciones, órdenes y orientaciones son de obligatorio cumplimiento para todos sus integrantes", señala un comunicado de la organización rebelde publicado en una de sus páginas de Internet.

"Declararse al margen de la dirección pone por tanto a quien lo hace por fuera de las FARC, no puede usar su nombre, armas y bienes con ningún propósito", añade el informe rebelde.

Inicialmente, medios locales informaron que el frente primero de las FARC se había declarado en disidencia y expresó su deseo de "marginarse del proceso de paz", que se negoció el gobierno del presidente Juan Manuel Santos con los rebeldes.

"Si los mandos y combatientes involucrados tienen el deseo de lanzarse a una aventura incierta, les corresponde hacerlo tomando un nombre distinto al de las verdaderas estructuras de las FARC. De ese modo dejarían de crear confusión en la opinión pública y de facilitar renovadas y calumniosas razones a los sectores de extrema interesados en la continuación de la guerra", señala la nota.

El pasado 23 de junio, el presidente Santos y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, conocido con los alias de "Timoleón Jiménez" o " Timochenko", firmaron el acuerdo que puso fin a 50 años de conflicto armado interno. Ahora los ciudadanos deberán aprobar o rechazar las tratativas acordadas entre el ejecutivo y dicha guerrilla.

Las negociaciones de paz se llevaron a cabo en La Habana, Cuba, desde finales del 2012.