Bogotá. Las FARC rechazaron este martes una propuesta del Gobierno del presidente Álvaro Uribe para iniciar conversaciones directas, secretas y con agenda abierta en el exterior, aunque dijo que permanece abierta al diálogo pero dentro de Colombia.

 La propuesta del Gobierno a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fue hecha el 5 de marzo y hasta el momento se mantenía en secreto.

 "Conocida su carta de fecha 5 de marzo proponiéndonos conversaciones directas, secretas, con agenda abierta y en el extranjero, le comentamos: nuestro interés por conversar alrededor de los temas de la convivencia democrática con este y otros gobiernos, en procura de acuerdos, ha sido permanente desde Marquetalia, en 1964", dijo el grupo rebelde.

 "Lamentamos sí, que su nota haya llegado a escasos cuatro meses del cambio de Gobierno y que, poco después de recibida, hayamos escuchado al presidente afirmar categóricamente, que su Gobierno no va a conversar con la guerrilla", agregaron las FARC en una carta dirigida al alto comisionado para la paz, Frank Pearl.

 Uribe, quien asumió el poder en 2002 y lo entregará el próximo 7 de agosto, impulsó durante su Gobierno una ofensiva militar sin precedentes contra las FARC en medio de la que murieron importantes comandantes rebeldes y miles de combatientes desertaron.

La ofensiva, que permitió reducir los secuestros, los asesinatos, las masacres, los asaltos a pueblos y los ataques contra la infraestructura económica del país, obligó a la guerrilla a un repliegue a zonas montañosas y selváticas.

Uribe, quien mantiene una alta popularidad por su decisión de combatir militarmente a la guerrilla, planteó en varias ocasiones la posibilidad de iniciar diálogos con las FARC con la condición de que suspendieran sus hostilidades y sus ataques, situación que no se dio.

El mandatario consideró insuficientes las liberaciones de personas secuestradas por la guerrilla y las calificó como actos para ganar protagonismo político y limpiar su imagen ante la comunidad internacional.

Pese a rechazar la propuesta del Gobierno, las FARC -el grupo rebelde activo más antiguo de América Latina que dice luchar por imponer un régimen socialista en este país con marcadas diferencias entre ricos y pobres- dijeron que están abiertas a hacerlo pero en el país.

"Reiterando que las puertas de las FARC-EP permanecen abiertas, queremos insistir en nuestra opinión que diálogos como el que nos propone el Gobierno, conviene hacerlos en Colombia y de cara al país", precisaron en una carta publicada en la página de internet www.anncol.eu.

La última vez que las FARC, consideradas como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, participaron en un proceso de paz fue entre 1999 y el 2002, durante el Gobierno del ex presidente Andrés Pastrana.

El Gobierno entregó a la guerrilla el control de una región de 42.000 kilómetros cuadrados -dos veces el tamaño de El Salvador- para que se concentrara y negociara, pero los rebeldes la usaron para lanzar ataques y fortalecerse militarmente, de acuerdo con el Gobierno.