Desde La Habana la guerrilla de las Farc respondió a los señalamientos, que desde varios sectores, los responsabilizan de ser los actores intelectuales de dos atentados con explosivos registrados en la tarde del jueves en la ciudad de Bogotá.

El jefe guerrillero Pastor Alape señaló que son muchos los hechos que se les atribuyen, al referirse de manera indirecta, al atentado en dos sucursales de la entidad financiera Porvenir.

"Pero tenemos además el infortunio, de que en este contexto no deseado por nosotros, muchos hechos se le atribuyen a las Farc, aunque no lo sean, pareciéndose más a una pesca en río revuelto de una extrema derecha, que no quiere el progreso de los diálogos porque le teme más a la verdad que a la cárcel", dice.

A esta hora se realiza un consejo extraordinario de seguridad en la Casa de Nariño, en el presidete Juan Manuel Santos y los altos mandos militares evalúan las medidas de seguridad en la capital y analizan las diversas hipótesis sobre los ataques que dejaron 10 personas heridas.

Por su parte, la Policía ha señalado que tras un análisis de los artefactos que fueron activados en dos sucursales de la entidad financiera Porvenir, se determinó que el material explosivo utilizado para su elaboración fue anfo. Asimismo, se estableció que fueron activados mediante un mecanismo de radiofrecuencia.

La primera detonación tuvo lugar en la Calle 72 con Carrera 10, en pleno centro financiero de la ciudad, y pocos minutos después se registró la segunda en la Calle 13 con Carrera 46, en la zona industrial de la capital, según reportó el Cuerpo de Bomberos.

Ambas explosiones afectaron edificios de la compañía de fondos de pensión y cesantías Porvenir, propiedad del conglomerado de entidades financieras del empresario Luis Carlos Sarmiento.

Las explosiones dejaron 10 lesionados, "ninguno de gravedad", indicaron las autoridades en su último balance, dando cuenta de "esquirlas y trauma acústico" en varios.