México D.F. Autoridades de seguridad de Estados Unidos advirtieron que la violencia relacionada con el narcotráfico en México podría incrementarse antes de comenzar a disminuir.

En una declaración conjunta ante el Congreso estadounidense, Anthony Placido, administrador asistente de inteligencia de la agencia federal antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés), y Kevin Perkins, director asistente de investigaciones criminales de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI en inglés), afirmó que “tenemos que manejar las expectativas; anticipamos que la violencia horripilante en México podría empeorar antes de mejorar”.

Por ello puntualizó que “es imperativo sostener el ímpetu positivo al apoyar los esfuerzos heroicos del presidente Calderón contra el crimen organizado”, dijo La Jornada.

Explicaron que la escalada de violencia en México responde a “actos de desesperación verdadera: acciones de organizaciones criminales heridas, vulnerables y peligrosas”.

Respecto a las tareas que están hacienda la DEA y el FBI frente a la situación mexicana, explicaron que hacen esfuerzos “significativos”, para “la violencia desenfrenada en México no se expanda sobre nuestra frontera; el monitoreo cuidadoso de la situación de seguridad en México”.

Añadieron que “tal vez lo más importante, prestar nuestra asistencia y apoyo a la administración de Calderón para asegurar su continuo éxito contra los despiadados y poderosos cárteles”.

México espera baja en la violencia. La visión del secretario de Gobernación de México, Fernando Gómez Mont, es menos dramática, pues considera que la violencia causada por el crimen organizado en México deberá disminuir en los próximos meses.

Tras participar en una conferencia conjunta con la secretaria de Seguridad Nacional estadounidense, Janet Napolitano, indicó que “creemos que la violencia decrecerá en los próximos meses. La aceleración de la violencia está aminorando. Veremos cifras menores a fines de este año", indicó Univisión.

La autoridad mexicana puntualizó que “somos una población pacífica. Somos un país próspero. Por muchos años, la seguridad no fue debidamente atendida, pero ahora sí lo es. Debemos enfrentar ahora el costo de lo que no hicimos en el pasado. Merece la pena. No tengo dudas".