Boston, EFE. El FBI y la policía afirmaron este martes que todavía no tienen sospechosos de los atentados en el maratón de Boston, pero según revelaron hoy medios estadounidenses un joven saudí que resultó herido ha sido interrogado.

Según indicó a la cadena CBS John Miller, ex portavoz del FBI, un estudiante saudí ha sido considerado "persona de interés".

Miller dijo que el saudí, que no ha sido identificado, tiene una visa de estudiante y estaba en el lugar con otras personas cuando sucedieron las explosiones que el lunes mataron a tres personas e hirieron al menos a 176 durante el maratón de la ciudad.

"Mientas todo el mundo estaba bajo shock, tres detectives de la policía de Boston le vieron moverse rápidamente hacia fuera del gentío", según contó Miller.

Le pararon porque estaba cubierto de sangre, le hicieron algunas preguntas y fue trasladado al hospital.

Miller señaló que han estado acompañándole, "así que es alguien en el que están realmente interesados".

No obstante, fuentes judiciales citadas por el diario The Washington Post indicaron que el estudiante está siendo interrogado como testigo, no como sospechoso.

Precisamente el agente especial del FBI Rick Delaurriers, a cargo de la investigación, señaló hoy en una rueda de prensa que se ha interrogado a "varios testigos" y rechazó dar detalles sobre su nacionalidad u origen.

El saudí sería uno de los residentes en el apartamento que las autoridades policiales registraron el lunes por la noche en Boston, según los medios estadounidenses.

Agentes de la policía local y las agencias federales entraron en una residencia en el área de Revere, a unos 15 minutos del sitio donde se produjeron las explosiones, casi simultáneas, que ensangrentaron las calles del distrito comercial de Boston.

El compañero de piso del herido le describió, en declaraciones al diario local Boston Globe, como un devoto musulmán de 20 años, aficionado al fútbol, originario de la ciudad saudí de Medina.

"No creo que pudiera hacerlo", señaló el compañero al diario, que no reveló su identidad.

El diario indica que fuentes relacionadas con la investigación han afirmado que el saudí ha sido interrogado en relación con las explosiones pero no ha sido acusado de ningún delito.

Las autoridades han dicho que todavía no tienen ningún sospechoso y desconocen la motivación de las explosiones, y han solicitado la cooperación ciudadana para revisar las fotos y los vídeos filmados durante la carrera.

Estaba previsto, por otro lado, que el secretario de Estado, John Kerry, y el ministro saudí de Asuntos Exteriores, Saud Al-Faisal, quien se encuentra de visita en Washington, hicieran hoy declaraciones antes de la reunión que mantuvieron en el Departamento de Estado, pero finalmente el acto fue cerrado a la prensa.

El Departamento de Estado no dio explicaciones sobre el cambio, que fue anunciado quince minutos antes del previsto encuentro con los periodistas y poco después de que algunos medios filtraran que un estudiante saudí era considerado "persona de interés" en la investigación sobre las bombas en Boston.