Excelsior.com.mx. El presidente Felipe Calderón advirtió que la delincuencia organizada es la principal amenaza para la democracia y sus instituciones.

En el primer encuentro del año de la XXXII Sesión del Consejo Nacional de Seguridad, el Ejecutivo federal recordó que ya un candidato a gobernador (Rodolfo Torre Cantú) y 28 alcaldes fueron asesinados en los últimos cinco años, al tiempo que políticos y aspirantes a cargos de representación popular de todos los partidos han sido presionados por la delincuencia.

Frente a esa situación, el mandatario llamó a diseñar, de manera conjunta, respuestas contundentes porque, definió, “el Estado mexicano no cede ni debe ceder ante la amenaza de los criminales”.

Acompañado por los gobernadores, el jefe de Gobierno del DF y los consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE), el Presidente confió en que habrá un ambiente de gobernabilidad durante este proceso electoral.

En el salón de la Tesorería de Palacio Nacional, Calderón anunció la firma de un convenio de colaboración entre su gobierno y las autoridades estatales.

“Estaremos trabajando de manera conjunta para que el proceso electoral de 2012 se lleve a cabo en condiciones de gobernabilidad de seguridad y paz social.”

El mandatario federal recordó que las bandas criminales buscan apoderarse de las instituciones de seguridad y de justicia, y con violencia intimidan y cooptan a jefes de las policías y funcionarios de los tres niveles de gobierno.

Calderón teme rebote en índice de secuestro. El Ejecutivo acusó a gobernadores de mantener en sus cargos a agentes que reprobaron los exámenes de confianza

El presidente Felipe Calderón ventiló ante los gobernadores y el jefe del Gobierno capitalino su preocupación por el repunte del secuestro, cuya cifra negra persiste, así como la permanencia de los elementos que reprobaron el examen de confianza en las unidades destinadas a combatirlo.

Les advirtió también del retraso en la depuración de las corporaciones policiales y del riesgo de no llegar a la meta prevista para enero de 2013, toda vez que ahora hay sólo un avance de 23 por ciento.

En el primer Consejo Nacional de Seguridad de este 2012, el ejecutivo federal habló de la necesidad de redoblar el esfuerzo y que en las autoridades locales se actúe con “un sentido de urgencia, pensando, precisamente, en función de las próximas víctimas, en función de aquellas mexicanas y mexicanos cuyo sufrimiento debemos evitar”.

Al concluir la sesión en Palacio Nacional, el mandatario evaluó los reportes ahí presentados y calificó como una buena noticia la disminución de 11 por ciento en los secuestros registrados en el cuarto trimestre del 2001, con respecto al periodo anterior de ese mismo año.

Pero alertó que resulta fundamental fortalecer con mayor celeridad a las instituciones responsables de prevenir y castigar esos delitos.

Fue en ese contexto que Calderón prendió la señal de alarma: “Desde luego, me preocupa y sé que a todos ustedes también, que sigue siendo, en primer lugar, un delito cuya comisión es muy elevada y, en segundo lugar, que las tasas mensuales están registrando nuevamente incrementos, que así sea marginales, van exactamente en la dirección contraria a la que nos hemos propuesto”.

Insistente en la necesidad “de avanzar, y mucho más rápido, en estos compromisos”, el Presidente insistió en la urgencia de aplicar el examen de control de confianza entre los elementos que integran las Unidades Antisecuestro en toda la República.

No se trata, dijo, de un fin en sí mismo, “sino un medio indispensable para poder avanzar en el objetivo fundamental de reducir este tipo de conductas lesivas para la convivencia social”.

Vinculó el avance en dicha depuración con el descenso de la cifra negra, porque únicamente con la recuperación de la confianza la ciudadanía denunciará este delito.

Ejecutivo alerta sobre mano del narco. Felipe Calderón firmó un convenio de colaboración con el IFE y las 32 entidades del país

Acompañado de los gobernadores, el jefe de gobierno capitalino y los consejeros del IFE, el presidente Felipe Calderón confió en que habrá condiciones de gobernabilidad, seguridad y paz social durante el proceso electoral del 1 de julio, al anunciar la firma de un convenio de colaboración entre su gobierno y las autoridades de las 32 entidades.

Dijo ratificar así el compromiso de actuar más allá de cualquier objetivo de corto plazo, intereses políticos o electorales.

En el inicio de la primera sesión del año del Consejo Nacional de Seguridad Pública, el Ejecutivo federal recordó que ya un candidato a gobernador y 28 alcaldes fueron asesinados por el crimen organizado en los últimos cinco años, al tiempo que políticos aspirantes a cargos de representación popular de todos los partidos han sido presionados por la delincuencia.

Frente a esa situación, el mandatario llamó a diseñar de manera conjunta respuestas contundentes porque, definió, “el Estado mexicano no cede ni debe ceder ante la amenaza de los criminales”.

Bajo la advertencia de que la principal amenaza para la democracia y sus instituciones es la delincuencia organizada, Calderón recordó el asesinato del abanderado del PRI a la gubernatura de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú. Reconoció que las bandas criminales buscan apoderarse de las instituciones de seguridad y justicia, mientras con violencia intimidan y cooptan a directores de las policías, a tesoreros, regidores y titulares de obras públicas.

Al frente de la sesión del Consejo, en el salón de la Tesorería de Palacio Nacional, Calderón dijo celebrar la firma del citado convenio de colaboración e hizo votos porque con base en ese compromiso, autoridades federales y estatales “estaremos trabajando de manera conjunta para que el proceso electoral del 2012 se lleve a cabo en condiciones de gobernabilidad de seguridad y paz social”.

Al respecto, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, descartó la presencia del Ejército en la jornada electoral en la capital del país, “nosotros no tenemos esa necesidad, les recuerdo que la policía local tiene más de 80 mil elementos”.

Aseveró que el gobierno federal se hará cargo de su responsabilidad, “nosotros de la nuestra, y el Ejército no se menciona en el convenio”.

“Falta mucho”. El presidente Felipe Calderón comentó que hay avances en la depuración de policías y en lucha contra el crimen, “pero todavía falta mucho, mucho por hacer” para disminuir ilícitos que más lastiman: secuestro, homicidios, extorsión, trata de personas y robo”.

Detalló que hay “casi 170 elementos” que reprobaron los exámenes de confianza, “algunos de ellos mandos de unidades antisecuestro y que siguen desempeñando sus funciones”.

Y alertó: “hay que decir desde luego que a las cifras que tenemos el día de hoy, no estamos alcanzando las metas mensuales establecidas y que a ese ritmo no estaremos en condiciones de lograr el objetivo”.

Anunció además un fondo especial de 12 mil millones de pesos para que las entidades puedan realizar en el menor tiempo posible diversas obras vinculadas a la seguridad: salas especiales para juicios orales, unidades antisecuestro y modernización de las cárceles.

“El gobierno federal está dando hoy un paso muy importante: proveyendo el financiamiento necesario para las entidades federativas”, dijo.

Dijo que esta medida permite contar con recursos necesarios para modernizar el sistema de justicia, e incluso, con una disposición adicional a fondo perdido, para realizar los proyectos ejecutivos previos a la materialización de tales obras.