México D.F. Como un año de realizaciones definió el presidente de México, Felipe Calderón, a 2011 en su primer mensaje a la nación del año que se inicia.

El mandatario destacó el buen pie en que está el país para enfrentar los desafíos en materia económica y de seguridad.

“Como Presidente de México, sé que hemos pasado por tiempos muy difíciles, pero al mismo tiempo tengo la certeza de que es, precisamente, lo que hemos tenido que enfrentar y superar, lo que nos da la fuerza para alcanzar nuestras metas”, dijo.

Aseguró que “hoy estamos en mejores condiciones para que 2011, sea un año de realizaciones, un año en el que avancen los proyectos personales de cada mexicana y de cada mexicano”.

En el área económica, señaló que “estamos ya en la senda del crecimiento. Esto nos permitirá atraer más inversiones, generar más y mejores empleos y abrir más oportunidades para todos”.

Enfatizó que el gobierno apoyará los planes de los mexicanos, “financiando a más emprendedores; facilitando las condiciones para que más familias puedan cumplir su sueño de tener su casa propia, y lo haremos poniendo al alcance de más mexicanos los servicios de salud: médico, medicinas, hospitales, tratamiento, para cualquier mexicana o cualquier mexicano que lo necesite”

Seguridad pública. Calderón reconoció que “uno de los temas más importantes, y de mayor preocupación para todos, es la seguridad pública. Por eso, seguiremos combatiendo con firmeza y determinación a los criminales. Todos sabemos que es necesario limpiar a México de la delincuencia, la impunidad y la corrupción, que se habían enraizado en nuestra sociedad y en nuestras instituciones”.

“Sabemos que sólo enfrentando al crimen con decisión podremos garantizar la seguridad de nuestras familias y de su patrimonio”, añadió.

Defendiendo su política de lucha frontal con el crimen organizado, afirmó que “estamos avanzando por la ruta correcta y que vamos a derrotar a los criminales, para construir finalmente un México de paz, un México seguro, un México donde nadie esté al margen de la ley y donde nadie viva con temor”.