México D.F. “El enemigo común de los mexicanos son los criminales y no la autoridad que combate a esos criminales”, afirmó el presidente de México, Felipe Calderón, en el mensaje con motivo del IV Informe de Gobierno.

Reafirmó que por ello “está lucha no es ni debe ser una lucha del presidente de la República solamente, ni si siquiera de un gobierno, sino que debe ser parte de una política de Estado”.

Calderón expresó su “solidaridad y condolencia con los familiares de todos quienes han perdido la vida en estas circunstancias, sin embargo hay que seguir adelante hasta lograr el México seguro que queremos”.

Puntualizó que para llegar a este objetivo “debemos asumir hoy los costos de lograrlo”.

Aludiendo a la matanza en Tamaulipas, indicó que “la barbarie cometida en contra de emigrantes en los últimos días es una expresión más de la diversificación criminal: los delincuentes buscan intimidar y someter no sólo a sus rivales, sino también a las autoridades y a la sociedad”.

Agregó que “la lucha por la seguridad nos convoca y nos compromete a todos. Es una causa que debe estar por encima de intereses particulares”

En el marco del combate al crimen organizado puntualizó la importancia de fortalecer y depurar el sistema policial, judicial y penitenciario.

Al analizar los logros en la estrategia contra el narcotráfico, dijo que en tres años y medio han caído 125 líderes y lugartenientes de organizaciones criminales y se han capturado 5.108 sicarios. “Todos estos datos no tienen precedentes en el país”, dijo.