México D.F. El presidente de México, Felipe Calderón, lamentó la muerte de civiles en la lucha que lleva adelante su gobierno contra el crimen organizado.

En la ceremonia del 96 aniversario de la Defensa del puerto de Veracruz, el mandatario señaló que "desde aquí quiero rendir un sincero homenaje a los elementos de la armada, del ejército y de la policía que han caído en el cumplimiento del deber".

Agregó que “desgraciadamente también duele y duele profundamente que en esta batalla hayan sido registradas pérdidas de vidas civiles inocentes; acontecimientos que han enlutado y llenado de dolor a México”.

Frente a ello dijo que “quiero expresar la profunda pena que me embarga y embarga a todos los mexicanos, esas pérdidas irreparables y reiterar mis más sentidas condolencias a sus deudos", dijo El Universal.

Finalmente Felipe Calderón reafirmó que “no estamos dispuestos a ceder ninguna plaza al enemigo” y enfatizó que "no nos detendremos hasta cancelar las pretensiones y desterrar por completo" a los delincuentes.

En la oportunidad le envió un mensaje al Senado -que busca regular la participación de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad interna- para apurar la ley de seguridad nacional, con el fin de permitir la actividad de soldados y marinos en la lucha contra el crimen organizado, sin que "haya espacio para duda alguna, ni permita la insidia", dijo.