Silao, Guanajuato. Al inaugurar la Expo Guanajuato Bicentenario, el presidente de México, Felipe Calderón, llamó a los mexicanos a unirse para celebrar los 200 años de la independencia del país y enfrentar en conjunto desafíos como el de la seguridad ciudadana. “Independencia y revolución son nuestros, de todos los mexicanos, sin distingos”, enfatizó.

El mandatario llamó a “que estemos unidos como mexicanos, celebrando con orgullo lo que hicieron nuestros ancestros, y soñando y dialogando cómo construir el futuro que legar a los que vienen detrás de nosotros. Cómo hacer ese México libre, seguro, justo, democrático y limpio”.

Felipe Calderón señaló que en conjunto la sociedad mexicana debe enfrentar desafíos como el de la seguridad ciudad y la superación de la pobreza.

Respecto a la lucha contra el crimen reafirmó que “debe estar por encima de ideologías y de intereses de coyuntura, así sean legítimos; que debe estar por encima de partidos y de credos, y que debe transformarse en política no sólo de un Gobierno y no sólo de un presidente, sino política pública, política de Estado, que sólo podrá construirse, no sólo en el ejercicio libre de las ideas, sino también en el ejercicio de las comunes responsabilidades”.

Añadió que de la misma manera se debe enfrentar “el desafío de erradicar de manera definitiva la pobreza, que sí se puede, y en lo cual podemos y debemos estar empeñados todos; y el desafío de erradicar la ignorancia; y el desafío de abrir oportunidades para todos; y el de tener un México distinto y mejor”.

El jefe de Estado puntualizó que las celebraciones del Bicentenario “no son patrimonio ni de grupos ni de parcialidades, sino patrimonio de todas y de todos los mexicanos”.

Y destacó que el México del Bicentenario es “una nación democrática en la que existe libertad de opinar y disentir; libertad de organizarse para luchar por las ideas, para elegir a nuestros gobernantes. Tenemos un sistema de pesos y contrapesos que equilibra el ejercicio del poder público, y que es el antídoto contra el autoritarismo. Los conflictos deben solucionarse por las vías institucionales con las que contamos y con apego a las reglas democráticas”.

Agregó que también el país es “un actor internacional y un actor económico relevante, tanto por la dimensión de nuestra economía, como por el tamaño de nuestro comercio y de nuestra inversión”.