La presidenta Cristina Fernández de Kirchner pidió a la multitud reunida en Plaza de Mayo que "dejen de lado vanidades personales y se organicen para que nadie pueda arrebatarles lo que hemos conseguido", a la vez que pidió que "hagamos el aprendizaje, que no nos separen y luchemos fuertemente por la unidad de todos los argentinos".

La jefa de Estado habló en la Plaza, donde miles de militantes de distintas corrientes se fueron congregando desde media tarde para celebrar el amplio triunfo del Frente para la Victoria en las elecciones de este domingo.

Cristina agradeció "a esta multitud de jóvenes argentinos que ha vuelto a recuperar la Plaza de Mayo", y afirmó que en cada "uno de ustedes me veo yo y lo veo a él (por Néstor Kirchner) hace muchos años".

La presidenta aseguró que "hace dos años los argentinos estábamos tan enfrentados y, por eso, les pido que hagamos el aprendizaje, que no nos separen y luchemos fuerte por la unidad de todos los argentinos".

"De nuestro lado están la bandera y un pueblo que ha decidido ser protagonista de la historia”, sostuvo.

"Mi compromiso es con la historia, con ustedes, con la memoria y con el legado de él (por Néstor Kirchner), porque también recuerdo un día de 2005 en esta plaza, cuando él dijo `y un día volvimos`", rememoró, para continuar diciendo: "Recuerdo también esta plaza en momentos de adversidad, y ahora me emociona esta juventud que ha comprendido que este es un gobierno que trabaja por el presente, pero mucho más por el futuro".

En otro tramo de su discurso sostuvo que siente "un inmenso orgullo de haber contribuido, como militante, a lograr que vuelva a recuperarse la política como instrumento de transformación de la sociedad argentina".

La presidenta pidió entonces "a todos que dejando de lado vanidades personales se organicen en todo el territorio, porque es necesario reconstruir el entramado social y político para defender a la Patria, los intereses de los más vulnerables y, fundamentalmente, para que nadie pueda arrebatarles lo que hemos conseguido".

Cristina cerró su discurso diciendo que es necesario "hacerles ver a los que aún no han comprendido, que no me mueve ningún otro interés que no sea el de la Patria".

De inmediato, la presidenta se acercó a la gente, saludó a muchos de los que se encontraban cerca del vallado y luego compartió la alegría de la multitud y bailó al ritmo de "Avanti Morocha".

La gente se retiró luego, en medio de una cortina de fuegos artificiales, y muchas de las columnas y agrupaciones dejaron la Plaza de Mayo cantando en la mayoría de los casos, la marcha peronista.