Asunción. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, adelantó al jueves un viaje que tenía previsto hacer el fin de semana a Brasil para un control oncológico, luego de suspender una visita a Perú por motivos de salud.

Lugo fue tratado el 2010 por un cáncer linfático que le fue declarado en remisión completa y se realiza chequeos cada dos o tres meses en el hospital Sirio-libanés de Sao Paulo.

El ministro de Comunicaciones, Augusto Dos Santos, quien había anunciado el miércoles que Lugo viajaría el viernes o sábado, dijo que el jefe de Estado se trasladaría el mismo jueves a la ciudad brasileña.

"Es un control absolutamente pautado que tenía sus fechas y, bueno, está yendo creo que un día o dos días después (de lo previsto en esas fechas). Son cosas que están absolutamente pautadas", dijo Dos Santos, sin explicar más detalles.

Lugo había restringido sus actividades desde el lunes debido a una fuerte gripe que, según sus asesores, le obligó a suspender por precaución el viaje a Perú, donde tenía previsto participar en la asunción del presidente Ollanta Humala.

Lugo, que continuó en funciones pese a la enfermedad, debe realizarse los controles durante al menos dos años antes de ser declarado curado totalmente del cáncer.

Uno de los momentos más difíciles de su tratamiento fue en octubre del 2010, cuando el mandatario debió ser trasladado de urgencia a Sao Paulo por una trombosis en la zona del catéter que tenía implantado para el suministro de los medicamentos.

En esa ocasión, Lugo estuvo cuatro días hospitalizado y dos en terapia intensiva.