El nuevo presidente de Paraguay, Federico Franco, anunció que no asistirá a la cumbre del Mercosur que se realizará esta semana en Mendoza porque no es “propicio ni conveniente”, luego de que la Argentina, Brasil y Uruguay llamaran este sábado a sus embajadores en Asunción en rechazo a la destitución del anterior mandatario, Fernando Lugo. 

El cambio de autoridades “es muy reciente y necesitamos organizar la casa” y, además, “el ambiente no es el propicio con estas declaraciones” de condena de los gobiernos de la región al veloz proceso de juicio político a Lugo, señaló Franco en declaraciones divulgadas por la agencia de noticias DPA.

“Vamos a hacer todo lo posible para que el concierto de las naciones, y en particular los países de la zona y del Mercosur, puedan entender que en el Paraguay no hubo golpe, no hubo bloqueo, sino que solamente hubo un cambio de guardia amparado en la Constitución y las leyes”, agregó el flamante mandatario.

Los gobiernos de la Argentina, Brasil y Uruguay -socios de Paraguay en el Mercosur- llamaron en consulta a sus embajadores en Paraguay, como expresión del rechazo a la destitución de Lugo en un veloz proceso de juicio político en el que, sostienen, no se le permitió ejercer su derecho de defensa.

Por su parte, el destituido presidente Fernando Lugo, anunció que “vamos a estar la próxima semana en el Mercosur”, y agregó que “Paraguay ejerce la presidencia pro témpore de Unasur, el próximo que asume es Perú, nos hemos comunicado con el presidente Ollanta (Humala), vamos a adelantar esa transferencia (...) también para la próxima semana”.

Lugo agregó sobre el tema que “vamos a dilucidar y clarificar si hacemos en Perú el traspaso (adelantado) de la presidencia pro témpore o si unimos la reunión del Mercosur y Unasur en Mendoza”.
Rodeado de periodistas en una cálida y soleada tarde de domingo, Lugo reiteró su apoyo a la protesta pacífica, tal como lo hizo en una improvisada entrevista de televisión en la pasada madrugada.

“Acompañamos todo tipo de manifestación pacífica para que retorne el orden institucional interrumpido el viernes pasado”, explicó, en alusión al sumarísimo juicio político que se le siguió entre jueves y viernes pasados en el Congreso paraguayo.

Reiteró que todo se trató de un “golpe parlamentario”.

Interrogado sobre si escuchará el pedido del actual gobernante Federico Franco para que ayude a Paraguay a mejorar su imagen internacional, Lugo dijo que se trata de un “gobierno trucho (falso), la ciudadanía no acepta a un gobierno que ha roto la institucionalidad de la República, no se puede colaborar con un gobierno que no tiene la legitimidad de la ciudadanía”.

Con información de Télam y ABC Color (Paraguay).