El ex presidente de Paraguay, Fernando Lugo, cuestionó la convocatoria a elecciones generales de 2013 expresando su desconfianza en el Gobierno, luego de haber insistido en la necesidad de llamar a comicios. Instó a la Organización de Estados Americanos (OEA) y otros bloques regionales de países afines a él que participen fiscalizando los comicios.

El ex mandatario emitió este viernes un mensaje grabado en el que primero hizo énfasis en la suspensión de Paraguay de bloques de países regionales como Mercosur y Unasur tras su destitución, diciendo que durante su gobierno han “procurado una política de integración regional, con el Mercosur, Unasur y Celac”, y tras su destitución, “todo ese esfuerzo quedó en aguas de borraja, y hoy sentimos ese aislamiento”.

Cuestionó los comicios diciendo que considera no es el mecanismo “más conveniente” para “el retorno de la institucionalidad democrática” que, según su tesis, fue violentada mediante su destitución en julio pasado.

“El retorno de la institucionalidad democrática algunos creen que sólo pasa por la realización de elecciones. Yo creo que hay otros caminos, pero nos detenemos más en ese camino, que no es el más convincente, pero claro, es una herramienta democrática”, dijo.

“Ahora anuncian las elecciones para el 21 de abril de 2013 y surgen muchos cuestionamientos. Nos preguntamos: ¿cómo se garantizará que estas elecciones reflejen la voluntad popular? Nos preguntamos ¿qué garantía ofrece un gobierno golpista de que las elecciones serán transparentes, libres y creíbles? Nos preguntamos si puede una Justicia Electoral, viciada por integrantes de partidos políticos tradicionales y conservadores, que han ejecutado ese golpe del 21 y 22 de junio, garantizar unas elecciones libres, transparentes y creíbles”, dijo en el mensaje audiovisual grabado este jueves y difundido este viernes.

“La misma OEA tiene una información que ha elaborado después de las elecciones de 2008, en donde las recomendaciones no se han abordado ni se han cumplido ninguno de sus puntos”, dijo Lugo, afirmaciones que difieren con el informe presentado por la Justicia Electoral a la comitiva de la OEA, informando los logros y puntos aún por garantizar.

“Creemos que es importante que la comunidad internacional venga a observar de cerca lo que ocurrirá el 21 de abril de 2013. Pero no solamente la OEA, también sería importante que esté la Unión Europea, los parlamentarios europeos, los vecinos cercanos, aquellos que conocen la realidad, la gente del Mercosur y Unasur”, dijo el ex obispo agregando que “estamos en carrera hacia esas elecciones”.

“Creemos que se tiene que estar observando los pormenores del proceso electoral marcado para 2013”, insistió instando no sólo a los representantes internacionales, sino a sus partidarios, en el mensaje que emite habitualmente los viernes y a excepción de este último, hablado en guaraní.

No supo explicar sus críticas. El ex mandatario no quiso especificar cuáles son las dudas que lo hacen desconfiar de la realización de elecciones libres y transparentes en 2013.

Fue consultado al salir del local de Paraguay Resiste, si ya ve algún vicio o irregularidad, pero evitó responder. Según lo expresado, sus criticas se basan simplemente en su apreciación de que el gobierno de Federico Franco es “golpista”. La izquierda está atenta al voto de compatriotas en el exterior que es pasible de los cuestionamientos, porque se aplicará por primera vez.