Asunción. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, quien está hospitalizado en Brasil, abandonará la sala de terapia intensiva en la que estuvo internado los últimos dos días y regresará este miércoles a Paraguay tras una mejora en su estado de salud, dijo uno de sus médicos.

Lugo fue trasladado de urgencia a Sao Paulo el sábado y los médicos del hospital Sirio-libanés le diagnosticaron una trombosis en la vena cava superior, en lo que inicialmente se temió que fuera una infección de alto riesgo para su vida.

"El presidente Lugo acaba de terminar de realizar su estudio de control que mostró que hay una disolución completa de los trombos en la vena cava superior", dijo el hematólogo Alfredo Boccia, a la radio paraguaya Primero de Marzo.

"En este momento va a dejar la sala de terapia intensiva en donde estuvo internado hasta ahora y pasa a una sala común. Su alta esta prevista para el día miércoles y su vuelta para ese mismo día, el miércoles a la tarde", agregó.

El mandatario, de 59 años, fue diagnosticado hace dos meses de cáncer linfático en estado clínico avanzado y se practicó tres sesiones de quimioterapia como parte del tratamiento para combatirlo.