Asunción. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, regresó el miércoles a su país para retomar sus funciones, cuatro días después de haber sido internado de urgencia en Brasil por una trombosis derivada de su tratamiento contra el cáncer.

Lugo caminó sonriendo hacia un atril para dirigir un mensaje a la ciudadanía en el aeropuerto, en el que prometió recuperar el tiempo perdido por sus problemas de salud.

"Todavía este presidente seguirá por un tiempo una serie de tratamientos para recuperar totalmente esa salud de alguna manera debilitada, pero les aseguro que cuando culmine ese tiempo redoblaremos los esfuerzos", dijo Lugo, quien vestía un abrigo azul y una gorra negra.

"El momento de descanso y de reposo físico ha redundado en una gran fortaleza espiritual", agregó el mandatario, quien por momentos se mostró emocionado durante su discurso.

El hospital Sirio-libanés de Sao Paulo, en el que Lugo ha sido tratado en tres oportunidades desde que recibió el diagnóstico de cáncer a comienzos de agosto, informó más temprano el alta a través de un comunicado en el que afirmó que el mandatario estaba en "buenas condiciones clínicas para volver a Paraguay".

Lugo llegó el sábado pasado a Brasil para ser atendido de emergencia por lo que en principio se sospechó que era una infección en la faringe que podía propagarse a los pulmones y ponerlo en riesgo vital.

Sin embargo, exámenes posteriores comprobaron que el líder paraguayo sufría de una trombosis en la vena cava superior probablemente como consecuencia del tratamiento de quimioterapia al que está siendo sometido para superar el linfoma no Hodgkin que padece.

Antes de ser trasladado a Brasil, Lugo estuvo dos días hospitalizado en Asunción y su repentino agravamiento despertó temores de que no estaba en condiciones de gobernar, algo que sus aliados descartaron acusando a opositores de aprovechar el momento para intentar derrocarlo.

Lugo, un ex obispo católico de ideas socialistas, fue electo en abril de 2008 para un período de cinco años, en unos comicios históricos que marcaron la caída del derechista Partido Colorado que gobernó seis décadas el país, cuarto exportador mundial de soja.

El mandatario retomará sus actividades temprano el jueves, dijo el ministro de Comunicaciones, Augusto Dos Santos.

En tanto que el médico Alfredo Boccia sostuvo que Lugo se someterá a su cuarta sesión de quimioterapia la próxima semana, tal cual como estaba establecido en el cronograma del tratamiento.

Los últimos exámenes revelaron que los nódulos inicialmente detectados habían desaparecido y el presidente dijo este martes en Brasil que se había olvidado del cáncer.

Lugo, quien ya sufrió problemas vasculares en el pasado, será tratado con anticoagulantes y deberá extremar cuidados para evitar golpes o caídas.