El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (CC.FF.AA.), Jorge Moscoso Flores, garantizó hoy el compromiso de las Fuerzas Armadas de velar para que se realice de la mejor manera el proceso democrático electoral del año 2016.

“Le aseguro a la ciudadanía que las Fuerzas Armadas cumplirán con su tarea de velar porque el proceso democrático electoral se realice de la mejor forma, ese es nuestro compromiso”, declaró al diario oficial El Peruano.

Asimismo, señaló que las Fuerzas Armadas no deben intervenir en las tareas de seguridad ciudadana, “porque la Policía se encuentra debidamente preparada para ejercer el control del orden interno”.

También indicó que las acciones cívicas emprendidas por las FF.AA. permitieron atender a unas 200,000 personas en situación de pobreza, y precisó que 45,000 pobladores recibieron atención médica gratuita y otros 150,000 obtuvieron atención multisectorial orientada a mejorar su calidad de vida.

Por otra parte, dijo que en los últimos cuatro años, la lucha antiterrorista en la zona del valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), “obedece a una estrategia integral y multisectorial” implementada por el Gobierno para mejorar la calidad de vida de la población de esa zona.

“Y que ha tenido resultados positivos y concretos como la neutralización de los remanentes de Sendero Luminoso, la recuperación de población cautiva que era sometida por esta organización terrorista, la incautación de gran cantidad de armas de fuego, explosivos, pertrechos militares que estaban en poder de estos criminales”, señaló.

Asimismo, aseguró que “los remantes de Sendero Luminoso en el Vraem no representan un peligro para el Estado peruano”, porque es un grupo reducido que tiene un cierto nivel de presencia, pero no constituye una amenaza para el país.

“Estamos cerca de la pacificación del Vraem. No solo se ha logrado neutralizar a las huestes terroristas, sino también se hace un trabajo arduo para combatir el narcotráfico y los esfuerzos para fortalecer la presencia del Estado y llevar desarrollo productivo a zonas históricamente abandonadas”, afirmó.

Refirió que esta labor debe trascender en el tiempo para lograr un resultado sostenible, y unas 50 bases antisubversivas se encuentran instaladas en el Vraem, cada una debidamente implementada.

También señaló que en los últimos tres años, el número de pistas clandestinas de aterrizaje en el Vraem y su área de influencia, destruidas asciende a 400.

“Trabajamos en coordinación con la Policía Nacional y con el Ministerio Público, a fin de asegurar la legalidad del trabajo en estricto respeto a los derechos humanos. No cometemos excesos en nuestros operativos”, dijo.

De otro lado indicó que la reglamentación de la ley para el control y vigilancia del espacio aéreo para combatir el narcotráfico, debe culminarse en los próximos días, porque es un trabajo intersectorial entre los ministerios de Defensa, Transportes y Comunicaciones y la Cancillería.

“Nuestro propósito es que en diciembre las aeronaves de la Fuerza Aérea del Perú puedan ejecutar acciones de interdicción a avionetas hostiles para cortar definitivamente con ese puente aéreo ilegal que existe entre la zona sur del Vraem y Bolivia”, afirmó.