La Habana. El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, está "indiferente" ante las amenazas de Estados Unidos por su disputado programa nuclear, dijo el líder cubano Fidel Castro en comentarios publicados el viernes, en los que alude a la escalada en las tensiones entre Teherán y las potencias occidentales.

En una visita esta semana a Venezuela, Nicaragua, Cuba y Ecuador, Ahmadinejad recibió apoyo de esos aliados sudamericanos justo cuando recrudece la presión de Estados Unidos, que aprobó en diciembre nuevas sanciones contra Irán dirigidas a castigar la cooperación financiera con la república islámica.

La Unión Europea también anunció medidas punitivas sobre Teherán por su negativa a suspender sus labores de enriquecimiento de uranio y estaría a las puertas de aprobar un veto a las importaciones de crudo iraníes a fines de este mes.

Castro, de 85 años y alejado del poder por una enfermedad en 2006, se reunió el miércoles por dos horas con el mandatario iraní, quien en su visita oficial por la isla también sostuvo encuentros con el presidente Raúl Casto en los que revisaron convenios de cooperación.

"Observé al presidente iraní absolutamente sosegado y tranquilo, indiferente por completo a las amenazas yankis, confiado en la capacidad de su pueblo para enfrentar cualquier agresión", escribió Fidel Castro en comentarios divulgados por medios locales.

"Sostengo el criterio, sin dudas compartido por todas las personas con un sentido elemental de responsabilidad, de que ningún país grande o pequeño tiene el derecho a poseer armas nucleares". Fidel Castro.

"Estoy seguro de que, por parte de Irán, no deben esperarse acciones irreflexivas que contribuyan al estallido de una guerra. Si ésta, inevitablemente se desata, será fruto exclusivo del aventurismo y la irresponsabilidad congénita del imperio yanki", agregó el ex presidente cubano.

Las declaraciones de Fidel Castro hicieron referencia a la escalada en la disputa nuclear que ha generado temores de un conflicto en el Golfo Pérsico, luego que Irán amenazara con cerrar el Estrecho de Ormuz -un paso clave para los embarques petróleo que salen de la región- debido a las sanciones en su contra.

Estados Unidos dijo que consideraría un eventual cierre de Ormuz como un acto de guerra y afirmó que sus fuerzas navales en el sector estaban listas para responder a la medida.

La gira de Ahmadinejad por América Latina se limitó a los países que comparten su retórica "anti-imperialista" en la región, que le reafirmaron su respaldo político y comercial pese a las advertencias de Washington.

Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela defienden el derecho de Irán a desarrollar energía nuclear con fines pacíficos, pese a las sospechas de Estados Unidos y la Unión Europea de que el programa apunta a fabricar armas atómicas.

Castro también dijo en su artículo titulado "La paz mundial pende de un hilo", que las tensiones en torno a Irán "amenazan la propia existencia" de la especie humana.

"Sostengo el criterio, sin dudas compartido por todas las personas con un sentido elemental de responsabilidad, de que ningún país grande o pequeño tiene el derecho a poseer armas nucleares", declaró.