La Habana. El ex presidente cubano, Fidel Castro, asumió la culpa por la ola homofóbica emprendida por su gobierno hace cinco décadas cuando marginó a homosexuales y los envió a campos de trabajos forzados agrícolas acusándolos de "contrarrevolucionarios", dijo al diario mexicano La Jornada.

Castro señaló en un fragmento de una entrevista divulgado estee martes que él es el principal responsable de la persecución a los homosexuales en la isla hace 50 años y se lamentó no haber corregido entonces esa cruzada, inmerso en la defensa del país.

"Sí, fueron momentos de una gran injusticia, ¡una gran injusticia!, la haya hecho quien sea. Si la hicimos nosotros, nosotros (...) Estoy tratando de delimitar mi responsabilidad en todo eso porque, desde luego, personalmente, yo no tengo ese tipo de prejuicios", agregó.

"Escapar a la CIA, que compraba tanto traidores, a veces entre la misma gente de uno, no era cosa sencilla; pero en fin, de todas maneras, si hay que asumir responsabilidad, asumo la mía. Yo no voy a echarle la culpa a otros (...)", destacó.

Castro, que acaba de cumplir 84 años, reapareció en público a comienzos de julio tras cuatro años de convalecencia.

El lunes había dicho en la primera parte de la entrevista a La Jornada que llegó a perder la voluntad de vivir pero hoy se siente "resucitado" y con mucho por hacer.

El líder cubano nunca reveló cuál fue la enfermedad intestinal que lo obligó a transferir el poder a su hermano Raúl el 31 de julio de 2006 y que calificó en el pasado como un secreto de Estado.

"Mira, piensa tú cómo eran los días nuestros de aquellos primeros meses de la Revolución: la guerra con los yanquis, el asunto de las armas y, casi simultáneamente a ellos, los planes de atentados contra mi persona", añadió a La Jornada.

Pero reiteró: "Si alguien es responsable, soy yo (...)", dijo en referencia a la persecución de los homosexuales en la isla.

Desde la década de 1990, la homosexualidad ha sido mejor tolerada en la isla, incluso por los militantes del gobernante Partido Comunista, aunque no ha dejado del todo casos de haber recibido el asedio de la policía.

La psicóloga cubana Mariela Castro Espín, la hija del presidente Raúl Castro, se ha convertido en la abanderada en la defensa de las minorías sexuales promoviendo en los últimos años cirugías de cambio de sexo y el reconocimiento de las uniones entre personas del mismo sexo.

"Estoy preparando una carta para la dirección del PCC (Partido Comunista de Cuba) donde estoy solicitando (...) que esta personas (los homosexuales) no sean discriminadas por su orientación sexual u orientación de género", sostuvo Mariela Castro en declaraciones a la prensa en los últimos meses.