La Habana. Fidel Castro dijo este martes que él renunció a todas sus posiciones oficiales cuando se enfermó en el 2006, incluyendo a la jefatura del Partido Comunista.

Sus comentarios, en una columna publicada en medios estatales, parecieron apuntar a detener algunas especulaciones sobre su futuro que surgieron antes de un congreso del partido en abril.

Incluso a pesar de que ya se sabía que él no realizaba las tareas del día a día como líder del partido, él nunca había renunciado públicamente al puesto, como sí lo hizo a la presidencia cubana en febrero del 2008.

"Renuncié sin vacilación a todos mis cargos estatales y políticos, incluso al de Primer Secretario del Partido, cuando enfermé y nunca intenté ejercerlos después de la Proclama del 31 de julio de 2006", escribió.

Así se refirió a un comunicado que informó que él había sido sometido a una cirugía por problemas intestinales y que cedería el poder temporalmente a su hermano menor Raúl Castro.

El nunca trató de retomar la posición, incluso cuando se había recuperado parcialmente, por más que dijo que la gente seguía titulándolo "afectuosamente" como líder del partido.

Fidel Castro, de 84 años de edad, sugirió en noviembre que había dado un paso al costado, al decir a un grupo de estudiantes que él había delegado todos sus poderes.

Raúl Castro, quien oficialmente sucedió a su hermano como presidente en febrero del 2008, habría tomado el papel de líder del partido y muchos prevén que lo mantendrá en el congreso, donde se espera que se elija un nuevo comité central para el único partido político legal de Cuba.

Raúl Castro ha liderado unas reformas económicas destinadas a salvar al socialismo cubano que según las expectativas, serían ratificadas por el congreso, que comienza a mediados de abril y es el primero desde 1997.

El ha dicho que el congreso probablemente sea el último para la generación de líderes que han mantenido el poder desde que derrocaron a un dictador apoyado por Estados Unidos en la revolución de 1959.

Fidel Castro dirigió la rebelión desde la Sierra Maestra en el este de Cuba y condujo al país por 49 años, antes de padecer unos problemas intestinales que según dijo, casi terminan con su vida.

Castro transformó a la isla caribeña en un Estado comunista justo en las puertas de Estados Unidos y se convirtió en una figura mundial de las causas revolucionarias.

Sus problemas de salud lo obligaron a alejarse de la atención pública por cuatro años, antes de reaparecer en julio pasado.

Fidel Castro ha mantenido su presencia pública al escribir columnas para medios estatales y se cree que aún juega un papel detrás de bambalinas.