La Habana. El ex presidente cubano, Fidel Castro, pronunciará este viernes su primer discurso en público al aire libre, tras cuatro años de enfermedad, para advertir a estudiantes universitarios sobre su teoría de una inminente hecatombe nuclear.

Castro, de 84 años, reapareció en público en julio luego de cuatro años de aislamiento por una enfermedad y desde entonces ha alertado en varias ocasiones y a distintos públicos sobre el peligro de una guerra atómica si, como cree, Estados Unidos e Israel atacaran a Irán.

"A pocos días del inicio del curso escolar y ante el peligro de una nueva guerra en el Medio Oriente con imprevisibles consecuencias para el mundo, el Comandante en Jefe les hablará a los estudiantes universitarios", dijo una nota publicada en la portada del diario oficial Granma.

Castro hablará a las 07.30 hora local (1130 GMT) en la escalinata de la Universidad de La Habana, un lugar cargado de simbolismo donde el líder revolucionario pronunció sus primeros discursos hace más de medio siglo.

Su intervención de este viernes ante los universitarios será la primera en un mitin de masas al aire libre como los que hacía a menudo antes de enfermar.

El ex presidente cubano dijo en una entrevista publicada esta semana que se siente "resucitado" tras una enfermedad intestinal que lo apartó del poder el 31 de julio de 2006 y lo tuvo al borde de la muerte.

Desde que rompió su aislamiento, Castro ha participado en pequeños actos públicos y hasta pronunció un discurso ante el Parlamento, convocado para discutir su teoría.

"No quiero estar ausente en estos días. El mundo está en la fase más interesante y peligrosa de su existencia y yo estoy bastante comprometido con lo que vaya a pasar. Tengo cosas que hacer todavía", dijo en una entrevista publicada esta semana en el diario mexicano La Jornada.

Pese a sus constantes apariciones en actos, entrevistas y hasta un par de visitas a un acuario, Fidel Castro se mantiene aparentemente distante de los temas domésticos, dejando a su hermano el presidente Raúl Castro la difícil tarea de reanimar la deprimida economía socialista de la isla.

Fidel Castro no ocupa cargos en el Ejecutivo cubano, pero retiene la influyente jefatura del gobernante Partido Comunista.