En el marco del último día de la gira de Benedicto XVI por México y Cuba, el expresidente cubano Fidel Castro sostendrá un encuentro con el sumo pontífice tal y como lo hizo con el papa Juan Pablo II en 1998.

"Gustosamente saludaré a Su Excelencia el papa Benedicto XVI, como lo hice con Juan Pablo II, un hombre a quien el contacto con los niños y los ciudadanos humildes del pueblo suscitaba, invariablemente, sentimientos de afecto", señaló Castro en el la página web oficial Cubadebate.cu.

Agregó que el encuentro fue pactado por medio del jefe de la diplomacia cubana, Bruno Rodríguez, a quién Benedicto XVI le habría dicho que "le agradaría ese modesto y sencillo contacto".

Se desconoce si el encuentro se realizará antes o después de la misa que oficiará el papa en la Plaza de la Revolución, en la que los disidentes esperan palabras precisas sobre cambios en Cuba, tal y como lo hizo hace 14 años Juan Pablo II, el cual pidió que "Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba".

En el mismo texto en el que se reveló el encuentro, Castro se refirió a la Cumbre de Seguridad Nuclear que se lleva a cabo en Seúl y nuevamente lanzó dardos contra el presidente Barack Obama.

Lo acusó de “imponer políticas relacionadas con la disposición y uso de armas nucleares” que conducen a la “desaparición de nuestra especie”.

Indicó que “marxistas y cristianos, católicos o no; musulmanes, chiítas o sunitas; libre pensadores, materialistas dialécticos y personas pensantes, nadie sería partidario de ver desaparecer prematuramente a nuestra irrepetible especie pensante, en espera de que las complejas leyes de la evolución den origen a otra que se parezca y sea capaz de pensar".

La partida de Joseph Ratzinger rumbo a Roma está prevista a las 16.30 horas (21.30 GMT) después de que el papa realice un recorrido en papamóvil desde la ciudad hasta el aeropuerto de La Habana.

Benedicto XVI pidió a Raúl Castro que el Viernes Santo sea feriado en Cuba.

Solicitó al gobernante cubano Raúl Castro que el Viernes Santo pueda ser feriado en Cuba, en un gesto hacia la Iglesia Católica en el país, reveló el portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi.