Phoenix, EE.UU. Una corte de Estados Unidos rechazó este viernes una solicitud para una audiencia expedita y fijó fecha para noviembre a la apelación de Arizona al fallo de una corte federal que bloqueó partes clave de una ley estatal que persigue a la inmigración ilegal.

Abogados de Arizona y la gobernadora Jan Brewer habían pedido este viernes, a la corte de apelaciones del noveno circuito en San Francisco, que levantara una orden judicial que bloquea algunas partes de la ley, conocida como SB 1070, y que se manejase rápido la apelación.

Pero la corte rechazó la solicitud del estado de una apelación expedita y fijó la audiencia para la semana del 1 de noviembre.

Las tensiones provocadas por la ley han encendido un debate nacional que se ha prolongado durante décadas frente a la inmigración, que promete jugar un rol importante en las elecciones de noviembre, cuando los demócratas del presidente Barack Obama luchen por mantener el control del Congreso.

La jueza Susan Bolton de una corte de distrito de Estados Unidos bloqueó el miércoles los elementos más controvertidos de la ley, afirmando que los temas de inmigración son responsabilidad del gobierno federal.

La corte de apelaciones fijó el viernes el 26 de agosto para la presentación inicial de Arizona y la respuesta del gobierno será el 23 de septiembre. La corte dijo que no daría más extensiones de tiempo para presentar los resúmenes "a menos que existan circunstancias extraordinarias y convincentes".

Un portavoz de la gobernadora Brewer no respondió inmediatamente a una solicitud para realizar comentarios. Se prevé que el caso llegue hasta la Corte Suprema de Estados Unidos.

La legislatura de Arizona, controlada por los republicanos, aprobó la ley hace tres meses para intentar sacar a casi medio millón de inmigrantes ilegales del estado y detener el tráfico de personas y drogas a través de la frontera con México.

La ley cuenta con un amplio respaldo popular en Arizona y todo el país, pero a ella se oponen el presidente Obama y grupos de defensa de los derechos humanos.

Varios cientos de activistas hispanos y laboristas bloquearon las calles y accesos a una prisión en Phoenix el jueves, después de que una versión debilitada de la ley entró en vigor, y la policía arrestó a 71 personas.

Las protestas contra la ley continuaron el viernes, cuando varios activistas fueron arrestados en el condado de Maricopa, según un reporte de prensa local. Un mitin de partidarios de la medida está programado para el sábado afuera del ayuntamiento estatal en el centro de Phoenix.

Entre las provisiones bloqueadas de la ley figura una que exige a la policía que revise la situación inmigratoria de cualquier detenido si el agente cree que no está legalmente en el país.

Los inmigrantes también habrían estado obligados a portar sus documentos en todo momento y los trabajadores indocumentados no habrían podido solicitar empleo en público.